“Marcos soy yo”: encadena Macri su futuro al jefe de Gabinete y manda un mensaje al establishment

El Canciller - Comentarios

En el medio de otra corrida cambiaria que llevó al dólar a alcanzar un nuevo récord de $41, el Gobierno sufrió un quiebre en sus primeras filas y Mauricio Macri tuvo que salir a respaldar a Marcos Peña, luego de que se intensificaran los reclamos del Círculo Rojo pidiendo por su cabeza.

Para los mercados y los empresarios, el jefe de Gabinete y sus vices, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, son los cambios necesarios para encauzar la economía y el futuro de Cambiemos. Con ellos al frente de la Casa Rosada los problemas persistirían y es cuestión de tiempo para ver a cuánto llevan el dólar.

Incluso, la periodista Marcela Pagano, en el programa Ya Somos Grandes, por TN, aseguró que durante la primera corrida cambiaria, los mercados y una gran parte de los empresarios, cuando pidieron cambios fuertes en el Gabinete se referían a estos que hoy vuelven a reclamar, y no a Sturzenegger, Cabrera y Aranguren, como terminó sucediendo.

Sin embargo, eso no pasa por la cabeza de Macri, que no considera a Peña como un miembro fundamental de su equipo, sino que lo asume como una parte suya, rozando la literalidad alrededor de la metáfora que lo posiciona como su “mano derecha”. “Marcos Peña soy yo”, habría asegurado el mismísimo Presidente, según reveló Santiago Fioriti en Ya Somos Grandes, por TN.

Mauricio Macri: “Marcos Peña soy yo”.

De esta manera, el líder de Cambiemos encadena su futuro al jefe de Gabinete y sus vices, y le manda un claro mensaje al Círculo Rojo y los mercados, que hace tiempo insisten con la idea de que ruede la cabeza más importante del mejor equipo de los últimos 50 años.