Desde este miércoles por la tarde se vivieron las horas más complejas en Estados Unidos. El presidente saliente, Donald Trump, reiteró que la elección "fue robada" y que "nunca" concedería la victoria de Joe Biden, antes de que el Congreso certificara la victoria del demócrata.

El discurso de Trump apuntó también contra su vicepresidente Mike Pence para no validarlo a Biden. "Espero que haga lo correcto. Si lo hace, ganamos la elección. Si no lo hace, será un día triste para nuestro país", expresó ante sus partidarios.

El asalto al Congreso de Estados Unidos empezó después de que Trump reiterase sus acusaciones de fraude electoral ante miles de simpatizantes en Washington. El mandatario instó a sus seguidores a dirigirse al Capitolio mientras los legisladores debatían los votos electorales.

El Senado tuvo que interrumpir el debate sobre los votos del Colegio Electoral debido a que partidarios de Trump entraron a la fuerza al Capitolio. Minutos más tarde, Trump autorizó el despliegue de la Guardia Nacional en la capital del país para controlar los disturbios. Pero no funcionó y el caos continuó.

Ante el desborde, la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, ordenó el toque de queda en toda la ciudad por 12 horas.

Durante el ataque, líderes de todo el mundo condenaron lo ocurrido. Estados Unidos no había vivido una situación similar en 200 años.

También se confirmó que los demócratas controlarán la Casa Blanca, la Cámara de Representantes y, tras la elección de este martes en Georgia, también el Senado.

Los dos candidatos demócratas (Raphael Warnock y Jon Ossoff ) al Senado lograron vencer a los senadores republicanos que ejercían el cargo (Kelly Loeffler y David Perdue).

Más de seis horas después de que estallara la violencia, los legisladores reanudaron la sesión. El caos generado tuvo como consecuencia la muerte de cuatro personas, 14 policías heridos y el Congreso sitiado.

El asalto al Capitolio hizo que algunos republicanos no cuestionaran la victoria de Biden y sólo se presentaron impugnaciones a los votos en Arizona y Pensilvania. Ambas iniciativas perdieron.

Pence presidió la sesión y declaró que la ratificación del Congreso debería considerarse "suficiente" para aceptar el triunfo de Biden y Harris También condenó los hechos de violencia de los partidarios de Trump. "La protesta pacífica es un derecho de todos los estadounidenses, pero este ataque a nuestro Capitolio no será tolerado y los involucrados serán procesados ​​con todo el peso de la ley", escribió en su cuenta de Twitter.

Finalmente, Trump prometió en un comunicado que habrá una "transición ordenada", para expresarse tuvo que hacerlo en la cuenta de Twitter de Dan Scavino (director de Social Media de la Casa Blanca).

"A pesar de que estoy totalmente en desacuerdo con el resultado de las elecciones, y los hechos están de mi lado, sin embargo, habrá una transición ordenada el 20 de enero", dijo Trump en el comunicado.

Y agregó: "Siempre he dicho que continuaríamos nuestra lucha para asegurar que solo se contaban los votos legales. ¡Aunque esto representa el fin del mejor primer mandato en la historia presidencial, solo es el comienzo de nuestra lucha para Hacer a Estados Unidos Grande de Nuevo!".

Esta madrugada, el Congreso de Estados Unidos certificó a Biden como presidente electo. La victoria de Biden sobre Trump fue por 306 votos electorales frente a 232. Esto lo conduce al demócrata a asumir la presidencia el 20 de enero.