Golpea la Justicia al kirchnerismo bonaerense con el pedido de detención de Gustavo Menéndez

El Canciller - Comentarios

El intendente de Merlo y ex presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez, fue condenado hoy a dos años y medio de prisión e inhabilitación especial perpetua por el juez Jorge Luis Rodríguez, a cargo del Juzgado Correccional N° 3 de Mar del Plata, que lo encontró culpable del delito de fraude a la administración pública en el marco de la causa conocida como “Mochila verde”.

Menéndez, que hace tres días dejó de ser el presidente del Partido Justicialista provincial, había sido denunciado en 2007 por una serie de movimientos de dinero que derivaron en un faltante de $600.000 en el Casino Central de Mar del Plata, cuando era director provincial de casinos. De hecho, por ese episodio fue bautizado por sus detractores con el apodo de “Mochila”.

El intendente de Merlo había mostrado en el último tiempo un fuerte acercamiento con Máximo Kirchner y otros dirigentes bonaerenses cercanos a la expresidenta. El lunes, en el acto en el que le entregó la conducción del partido a Fernando Gray, también estuvieron Hugo y Pablo Moyano y el diputado y candidato presidencial Felipe Solá, entre potros referentes del justicialismo provincial.

En un mensaje enviado a su círculo íntimo por Whatsapp, Menéndez calificó el fallo como “insólito, demencial y extremadamente injusto” y aseguró que se trata de una condena “política”. “Las operaciones del gobierno provincial sobre la justicia marplatense fueron escandalosas”, sentenció.

Para el extitular del PJ bonaerense, la sentencia de Rodríguez “tuvo nulo contenido jurídico y excesivo impulso político, pero de la política miserable de prevalecer callando voces disidentes”. Además, adelantó que apelará el fallo, aseguró que siempre estuvo sometido a la Ley y cerró con una frase atribuida a Montesquieu: “Una injusticia cometida contra un individuo es una amenaza para todos”.