Fundación Espartanos: acuerdo entre Pilar y el grupo que busca la reinserción de presos

El proyecto nacido como un equipo de rugby integrado por reclusos tomó forma de herramienta para la inclusión e integración y encontró apoyos en el distrito de zona norte.
El Canciller - Comentarios

El lineamiento trazado por el gobierno de la Nación es claro: trabajar en la inclusión y reinserción de las personas privadas de su libertad. En este marco, la Fundación Espartanos se hizo presente en Pilar, convocada por el Intendente Nicolás Ducoté, para trabajar en conjunto en busca del desarrollo de oportunidades, tanto en el sector público como en el privado.

Junto al jefe comunal estuvieron Pablo Glöggler, cofundador de la Fundación Espartanos; el gerente ejecutivo de la Cámara Empresaria del Parque Industrial de Pilar, Jorge Alonso; la subsecretaria de Asesoría General de Gobierno, Sandra Cabrera y, el director de Empleo Municipal, Federico Mila. La idea del encuentro: motorizar nuevas políticas que fomenten la capacitación e integración de internos de diferentes penales.

Cabe destacar que el municipio viene trabajando desde el año pasado en este tipo de políticas, con el foco puesto en bajar de la tasa de reincidencia, entre otras acciones. Al respecto, Ducoté explicó que “estamos continuando con el trabajo en conjunto con el gobierno nacional y provincial de abordar políticas públicas de integración social”. Los planteamientos son claros: “Toda acción positiva que lleve a la promoción humana es una tarea que debe ser prioritaria”, afirmó.

El trabajo de la Fundación Espartanos merece ser destacado y conocido. Comenzó a través del deporte, llevando el rugby a los penales de todo el país como factor de inclusión y buscando abrir un vínculo entre los privados de la libertad y el exterior. Pero no quedó allí; al notar la aceptación del proyecto, los responsables del mismo decidieron ampliarlo, creando los módulos de Espiritualidad y de Educación y Trabajo.

Para ello trabajan articuladamente con los Servicios Penitenciarios, los reclusos, las organizaciones no gubernamentales, la Justicia, el Estado nacional y los Estados provinciales y municipios, además de las familias de las personas que están y estuvieron privados de su libertad.