Fin de la tregua: avanza la Justicia contra Moyano que responde con una marcha

El Canciller - Comentarios

Era cuestión de tiempo para que la tregua entre el Gobierno Nacional y el Clan Moyano se terminara. Y ese día ya llegó. Durante la tarde del miércoles, la Justicia imputó a Hugo y Pablo Moyano, presidente y vicepresidente de Independiente, en la causa que investiga el club por una supuesta asociación ilícita, extorsión a futbolistas y técnicos, y un sistema de reventa de entradas.

La imputación fue solicitada por la fiscal de Lomas de Zamora, Viviana Giorgi, y aprobada por el juez Gabriel Vitale, que está a cargo de la causa que ya tiene en prisión preventiva al ex dirigente Noray Nakis y al barrabrava Pablo Bebote Alvárez.

Un par de horas luego de que el abogado del club, Marcelo Mazzeo, tomara conocimiento de este avance judicial, Hugo respondió con una marcha del gremio de Camioneros contra el Gobierno, a la cual, seguramente, se sumarán otros sindicatos.

Y aunque el abogado de Hugo, Daniel Llermanos, desmintió ante Télam la imputación asegurando que tanto su defendido como su hijo Pablo se encuentra “a disposición de la Justicia”, la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros y Obreros del Transporte Automotor de Cargas, Logística y Servicios (FEDCAM) anunció una marcha al centro porteño para el próximo 22 de febrero.

“En un contexto económico que se muestra desfavorable a los intereses y necesidades de la mayoría de trabajadores de diversas ramas, llamamos a una movilización en señal de protesta”, reza el comunicado de la Federación que rodeará a la Casa Rosada con miles de personas.


En el preludio de las paritarias nacionales, con un Triaca debilitado y una economía que no responde, la relación entre el Gobierno y los Moyano está cada vez más tensa y no parece haber signos de reconciliación.