En busca de USD 10.000 millones: muestra Dujovne la foto con la Dama de Hierro del FMI

El Canciller - Comentarios

La tan mentada “vuelta al mundo” que pregona el Gobierno tuvo ayer un capítulo especial: después de más de trece años volverá a pisar suelo argentino un director del Fondo Monetario Internacional (FMI). La visita de la francesa Christine Lagarde es festejada por la Casa Rosada. Además de mostrar las fotos del encuentro a los líderes del planeta, hay un motivo detrás: mientras el ritmo de la deuda crece a paso firme, podría acceder a un préstamo de USD 10.000 millones.

Como un guiño al establishment financiero mundial, el Gobierno permitió que desde el 2016 la economía sea monitoreada detalladamente por economistas y técnicos del organismo una vez al año, lo que le valió una lluvia de críticas por el rol del FMI en épocas de crisis pre y post 2001. De hecho, El último director de la entidad que pisó territorio argentino presionó al gobierno argentino de Néstor Kirchner para que iniciara un plan de ajuste sobre las finanzas públicas. Además de recortar prestaciones sociales, Rato “recomendó” que se privatizara el Banco Nación. El día que el español pegó el portazo, por la negativa del ex presidente y el ex ministro de Economía Roberto Lavagna a firmar un nuevo acuerdo, también le costó la cabeza a Alfonso Prat-Gay, por aquél entonces presidente del Banco Central “heredado” del duhaldismo.

La visita de Lagarde se da un día después de que el ministro de Finanzas, Luis Caputo, emitiese deuda por 50.000 millones de pesos y 1000 millones de dólares en Letras del Tesoro. Según cuenta Infobae la visita de la francesa es más práctica que simbólica: ante una eventual complicación de la toma de deuda en el exterior por un aumento de tasa a largo plazo en los Estados Unidos, el Gobierno lo reemplazaría con deuda interna y desempolvaría la línea de créditos de la entidad que no utiliza desde el 2001.

Mientras Caputo, que en teoría, iría al Congreso en los próximos días para que lo interpelen los diputados y de explicaciones sobre la trama offshore que lo rodea, el tema de la deuda también será protagonista. Mientras el ministro dice a cuentagotas que “La deuda es sostenible y manejable”, hay variables que contradicen la premisa. La Argentina es la economía emergente que más pasivos externos emitió desde el 2015, según un informe de la agencia Bloomberg.

Ayer, mientras el jefe de Gabinete Marcos Peña exponía en el Congreso, los diputados del Frente para la Victoria le advirtieron que “entre 2015 y 2017 la deuda creció 63.000 millones de dólares, lo que no tuvo ningún impacto en el desarrollo productivo de nuestro país sino que alimentó la fuga de capitales en desmedro de los intereses de los argentinos y poniendo en riesgo el futuro del país”. El Bloque Justicialista también se sumó al coro de críticas y dijo que “La deuda no debe ser una herramienta para financiar los desequilibrios internos. Este es un camino que ya transitamos y que conduce a un círculo de pobreza, desempleo y destrucción del sistema productivo”.

Una parisina en Buenos Aires

Lagarde mantuvo un encuentro con el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne  y el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger. Después fue con el ex ladero de Carlos Pagni en Odisea Argentina (LN+) al campus de la universidad Torcuato Di Tella para participar de la charla “La Argentina y las perspectivas de la economía global”. También, -según cuenta Infobae- participará de una reunión de ministros de Finanzas del G20 que se realizará el 19 y 20 de marzo.