Empate agónico: consigue un Cristiano magistral robarle un punto a España

El Canciller - Comentarios

El partido entre Portugal y España despertó ilusiones en la Selección Argentina: un solo jugador puede amargar las expectativas del principal candidato a ganar la Copa del Mundo. Ese jugador fue Cristiano Ronaldo, quien con tres goles, actitud y un total de intervenciones que lastimaron a la defensa española brindó un show de fútbol que deja en claro que el portugués es uno de esos deportistas que sobrepasará la ventana de los tiempos.

El resumen del partido


Cristiano lo hizo todo. En los primeros minutos, fabricó un penal dudoso gracias a una gambeta en velocidad que generó el contacto de Nacho, el defensor español. Dos minutos más tarde, el delantero lo cambió por gol, definiendo al palo izquierdo del arquero David de Gea. Sin embargo, la Selección española respondió rápidamente y dominó los 90 minutos del partido.

La principal candidata manejó los tiempos del partido, ganó en la posesión, la cantidad de pases y los disparos al arco. Al frente tenía a uno de los mejores jugadores del mundo y otros diez jugadores que configuraban, sin la presencia del astro, un equipo mediocre. A los 24’ del PT, Diego Costa realizó una gran jugada individual que terminó en la red. Todo indicaba a que la primera mitad iba a terminar en empate, pero Cristiano volvió a decir presente: en una jugada aislada, definió al cuerpo del arquero rival no estuvo a la altura de su calificación como uno de los mejores arqueros del mundo y no logró evitar el gol.

En el segundo tiempo, España volvió a mostrar su supremacía. A los 10 y 13’, Diego Costa –de nuevo- y Nacho tradujeron en el marcador lo que se veía en el campo de juego: un equipazo enfrentándose a una figura aislada. Con el partido 3-2 y la posesión dominada por los españoles, la gran actuación parecía no ser suficiente para lastimar las pretensiones de los que encabezan las casas de apuestas.

Pero Cristiano volvió a aparecer. A dos minutos del final, el portugués consiguió una falta en las puertas del arco. Esta vez, el arquero no tuvo nada de culpa: el jugador del Real Madrid clavó un derechazo al ángulo y firmó un empate que será recordado como el día que Cristiano Ronaldo amargó a España.

Formaciones