Elige Santilli a Vignolo para defender a Macri por los insultos en las canchas

El Canciller - Comentarios

 El vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli, defendió al presidente Mauricio Macri tras los insultos recibidos en las canchas de San Lorenzo y River Plate. Fanático hincha de River, el funciario rechazó las actitudes de los dirigentes del Millonario que buscaron instalar las sospechas de que el Presidente tiene algo que ver con lo que pasa en los partidos de la Superliga.

Santilli afirmó que estaba en el Monumental en la última fecha del campeonato, en la que River recibió a Godoy Cruz y el equipo local fue claramente perjudicado por la terna arbitral: un penal no cobrado, una falta adentro del área por un pase al arquero que no fue y un gol rival cuando el delantero estaba en clara posición adelantada. El enojo de los hinchas derivó en insultos a Mauricio Macri, con la misma canción que habían entonado los fanáticos de San Lorenzo el fin de semana anterior, cuando el azulgrana se enfrentó a Boca.

“No entiendo qué tiene que ver que el Presidente sea hincha de Boca”, sostuvo Santilli, al mismo tiempo que agregó que “Macri tiene mil problemas más importantes que la Superliga”. Asimismo, el ladero de Horacio Rodríguez Larreta manifestó su molestia con los dichos del DT millonario, Marcelo Gallardo -aunque remarcó que para él “es un ídolo”-, y del “Beto” Alonso.

“No entiendo qué tiene que ver que el Presidente sea hincha de Boca”

“Lo que dijo el Beto Alonso estuvo muy mal, no contribuye”

El referato perjudicó a River, no el presidente  de la Nación”, subrayó. Al ser consultado sobre la visita de Guillermo Barros Schelotto a Macri en Casa Rosada, Santilli aclaró que la misma ya estaba prevista de antemano y que, de haberla cancelado, tal acción levantaría más sospechas que el hecho en sí.

Frente a la posible aplicación del VAR en el fútbol argentino, Santilli afirmó que está a favor de la tecnología en el fútbol, pero que el mismo debería tener reglas claras. El vicejefe de Gobierno propuso que cada equipo debería tener dos usos de VAR por partido para que los jugadores no se abalancen sobre los árbitros para que el juez mire la jugada en la pantalla.