Dólar, tasa de interés y Lebacs: el plan exprés de Caputo para surfear el tsunami financiero turco

El Canciller - Comentarios

El coletazo externo de la caída abrupta de la lira turca produjo una nueva escalada del dólar en Argentina. Con el aval presencial del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central dispuso una serie de medidas para sacarle presión al tipo de cambio. La entidad que dirige Luis Caputo subió la tasa de interés al 45% y anunció un programa de cancelación de Lebacs. Por su parte, el ministerio de Hacienda suspendió la subasta diaria de dólares “hasta que las necesidades de pesos lo requieran nuevamente”.

En junio, un día después del acuerdo con el FMI, el Banco Central anunció un programa de licitaciones diarias para adjudicar dólares provenientes del préstamo del organismo multilateral. El cronograma incluía la venta de us$100 millones diarios durante 75 días, pero el monto fue cambiando de acuerdo a las disposiciones del equipo económico de Mauricio Macri. Hoy, la entidad que preside Nicolás Dujovne decidió suspender esas subastas diarias.

“En consideración a la posición de liquidez en pesos acumulado, se instruyó al Banco Central de la República Argentina a discontinuar las ventas de dólares diarias hasta que las necesidades de pesos lo requieran nuevamente”, señaló Hacienda a través de un comunicado.

Con una variación superior al 3%, el dólar alcanzó los $30,70 y el Central decidió subir la tasa de interés un 5%, llevándola de 40 a 45%. En las semanas previas, cuando el tipo de cambio parecía calmado y la volatilidad había cesado, se especulaba que el Banco Central redujera paulatinamente la tasa de interés para recalentar la economía recesiva, pero el nuevo panorama obligó a Caputo a dar un golpe de timón.

El programa de cancelación de Lebacs apunta en la misma dirección. La entidad bancaria informó que al culminar este proceso, el stock de instrumentos será “significativamente inferior al actual” y los únicos tenedores de Lebacs serán los bancos del sistema financiero local, en línea con el intento de debilitar la especulación financiera.

En tanto, el FMI, que se encuentra en Argentina para realizar la fiscalización del acuerdo de los us$50 mil millones, salió a respaldar al Gobierno luego de los cambios anunciados.