Debut del gabinete federal en Mar del Plata (luego del viaje de Alberto a Europa)

Luego de idas y vueltas, verá luz la primera semana de febrero, en la ciudad que gobierna el intendente del PRO Guillermo Montenegro.
El Canciller - Comentarios

En plena campaña presidencial, Alberto Fernández anunció en la ciudad de Mendoza que en caso de ganar realizaría, todos los meses, reuniones de gabinete en “capitales alternativas”. El primer encuentro del gabinete federal será el segundo fin de semana de febrero y en Mar del Plata, un distrito opositor.

El Presidente encabezará el cónclave junto al gobernador de la Provincia, Axel Kicillof, y el intendente de la ciudad balnearia, Guillermo Montenegro, cuando retorne de su segunda gira internacional, que lo llevará por El Vaticano, Roma, España y Francia. Del convite, en el que según explicó Wado De Pedro analizarán “la problemática provincial y sus necesidades”, será parte todo el gabinete bonaerense.

Te recomendamos leer

El itinerario del plan “democracia federal” incluye 24 ciudades, elegidas como “capitales alternativas” de sus respectivos distritos, que el Presidente se comprometió a visitar en un plazo de dos años. En septiembre, dijo que ese iba a ser el primer decreto que firmaría si llegaba a ser presidente.

El proyecto incluye la federalización de la gestión nacional, a partir de la descentralización de organismos del Estado nacional e, incluso, la radicación definitiva de dependencias del gobierno nacional en el interior.

La idea original era poner en práctica el programa pocos días después de la asunción de Fernández, con un viaje a Concordia, la “capital alternativa” de Entre Ríos y la ciudad con los peores índices de pobreza de la Argentina, donde sí se originó el lanzamiento del plan Argentina Contra el Hambre. Pero las intenciones del Presidente tropezaron con una agenda que no le da respiro y con demoras en la designación de muchos funcionarios de segundas y terceras líneas.

Te recomendamos leer

“Lo que yo aprendí en la Jefatura de Gabinete es que la Argentina dice ser un país federal que en verdad no lo es. Si no cambiamos la estructura de desarrollo, no vamos a ser nunca otra Argentina. Quiero crear en cada provincia una capital alterna de la Argentina y obligar al gobierno nacional a trasladarse una vez por mes ahí, y escuchar ‘in situ’ los problemas. Porque una cosa es ver estadísticas y otra es ver y escuchar a la gente, porque uno puede entender verdaderamente la dimensión del conflicto“, explicó el primer mandatario, tres meses atrás.

Vamos a terminar con la periferia, vamos a ser un país integrado y vamos a empezar porque el gobierno nacional se instala una vez al mes para saber lo que cada provincia necesita. Y no lo voy a hacer solo, lo voy a hacer con los que están aquí, que son los que gobiernan cada provincia de la Argentina”, agregó. Finalmente, todo se encamina para que haya un bautismo oficial la primera semana de febrero.