De la unión de los argentinos a la “polarización afectiva”: blanquea el macrismo su nueva estrategia

El Canciller - Comentarios

Julián Gallo es una persona poco conocida para la opinión pública, pero clave en el esquema de comunicación del Gobierno: es el asesor de Contenidos y Estrategia Digital de la Presidencia de la Nación. En un artículo publicado hoy en la Nación, Gallo blanqueó la verdadera estrategia del macrismo de cara a las campañas electorales, que dista de la “unión de los argentinos” que propuso Mauricio Macri en su campaña de 2015.

Se trata de la denominada “polarización afectiva”, un concepto creado en Estados Unidos que sostiene que las personas tienden a relacionarse afectivamente con otras con las que coinciden en valores políticos generales. “La grieta no es un invento”, afirma el asesor digital de Macri en el título de la columna, lejos de las valoraciones que su propio asesorado hacía hace cuatro años, cuando tuvo que enfrentar al kirchnerismo en las urnas.

Urgencia electoral: señala Pagni contradicciones en la polarización entre Macri y Cristina

El Gobierno, según Gallo, no inventó una grieta sino que esa grieta existe desde antes y, según estudios recientes, se profundizó con el correr de los años. Sin embargo, da a entender que Cambiemos explotó esa división en 2015 y, de algún modo, también lo hace ahora al confrontar al extremo con Cristina Fernández de Kirchner, por ahora la favorita en las encuestas.

En su nota, el experto en comunicación digital cita un artículo publicado por Scientific American, que señala que “los liberales y los conservadores de los EE.UU. no solo están en desacuerdo en cuestiones políticas, también están cada vez menos dispuestos a vivir cerca, ser amigos o casarse con miembros del otro grupo”.

“La tensión entre demócratas y republicanos que no deja intersticios para otras opciones, parece calcada de la que pueden experimentar los argentinos sobre el tenso clima de opinión actual. Es igual que acá”, sostiene Gallo, y remarca que “la polarización en la Argentina no es un invento creado por asesores ni una manipulación electoral”, sino que se trata de “una identidad surgida y sostenida por la aversión al otro”.

Ese es -o era hasta ahora- el eje de la campaña actual del macrismo, que apunta a una polarización extrema con Cristina Kirchner, a tal punto que Jaime Durán Barba aseguró que la exmandataria, en caso de ganar, estaría dispuesta a armar a la sociedad para salir a asesinar opositores. En los hechos, esa polarización extrema tuvo el efecto contrario: según una reciente encuesta, que encendió las alarmas en la Casa Rosada, la expresidenta ganaría la segunda vuelta contra Macri por 9 puntos.