Contraataca Putin: presiona al Reino Unido y expulsa diplomáticos británicos

En la semana previa a las elecciones, el conflicto diplomático pone en eje el comportamiento del Kremlin a los ojos del mundo.
El Canciller - Comentarios

“Adoptaremos en un futuro cercano medidas de represalia en respuesta a la adopción de una serie de acciones hostiles por parte del Reino Unido contra Rusia”, comunicó enérgicamente la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, María Zajarova, durante una conferencia de prensa esta mañana.

El conflicto diplomático continúa en alza y, tras la represalia británica por el intento de asesinato del doble espía Sergei Skripal y su hija Yulia, el Kremlin respondió: expulsarán a los diplomáticos británicos que residan en tierra rusa y exigieron que el gobierno del Reino Unido le envíe las pruebas que confirmen que ellos “son los responsables del ataque”.

“Necesitamos que presenten todos los materiales existentes relativos al incidente que, según ellos, está vinculado al uso de armas químicas en territorio de Gran Bretaña”, exigió.

El intento de asesinato con armas químicas sucedió el 4 de marzo y la escalada del conflicto se desencadenó en la semana previa a las elecciones en Rusia. El domingo se realizará la primer ronda en donde el candidato más fuerte es Vladimir Putin, y de ganar continuaría su mandato que ya lo tiene en el poder hace 18 años.

Las razones por las cuales el hecho tomó semejante calibre diplomático son inciertas. Oficialmente, se debe a la preocupación de Inglaterra y sus aliados (Estados Unidos, Francia y Alemania) por la utilización indiscriminada de un arma química nerviosa prohibida por los decretos internacionales.

Sin embargo, este suceso se da en la previa de un mundial que ya vio competir a Inglaterra y Rusia por ser la sede. Llamativamente, una de las represalias que expresó Theresa May es que ningún integrante de la realeza y funcionario británico irá al Mundial. En comparación con deportar diplomáticos y perseguir a los servicios secretos soviéticos, esta decisión parecería menor.

Por el otro lado, Londres siempre ha sido el hogar de los exhiliados rusos. Ex espías, empresarios y detractores del gobierno de Putin, encontraron asilo en las tierras inglesas que protegieron la seguridad de los enemigos del Kremlin.

Nuevamente el mundo vuelve a tomar partido por Occidente u Oriente, en un conflicto que recuerda a los años de Guerra Fría.