Con el kirchnerismo como tope, salen Barrionuevo, Pichetto y Lifschitz a vender a Lavagna

El Canciller - Comentarios

Luego de que Roberto Lavagna se instalara como posible candidato presidencial, tres dirigentes de diferentes espacios tomaron como propio ese objetivo y pusieron manos a la obra para sumar adhesiones.

Por separado, Luis Barrionuevo, Miguel Ángel Pichetto y Miguel Lifschitz salieron a vender el “proyecto Lavagna”, para hacerlo lo más amplio posible, pero con el kirchnerismo como límite.

Pichetto será el lazo con Alternativa Federal, Barrionuevo la pata gremial y Lifschitz el enlace con los sectores del progresismo y los independientes. Mientras tanto, Lavagna sigue en su casa de Cariló y aguarda los resultados de las diligencias para determinar si competirá o no por la primera magistratura.

Este jueves, el líder del gremio de los gastronómicos encabezará un tradicional asado en Mar del Plata y aprovechará la presencia de dirigentes sindicales para intentar convencerlos de respaldar la postulación del ex ministro de Economía.

“Saben que Lavagna es la persona que los puede llevar a buen puerto a todos, estamos convencidos”, aseguró Barrionuevo en declaraciones al canal TN. Dijo, además, que “el movimiento obrero, el peronismo y en general la política apoyan a Lavagna”.

Al encuentro en la ciudad balnearia están invitados los integrantes de la “mesa chica” de la CGT, entre ellos Armando Cavalieri (Comercio), Gerardo Martínez (UOCRA), Andrés Rodríguez (UPCN), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Antonio Caló (UOM) y Mario Caligari (UTA). No estarán los dos secretarios generales de la central, Héctor Daer y Carlos Acuña, el primero de ellos más dispuesto a apoyar a Cristina Kirchner y el segundo, más cerca de Sergio Massa.

En paralelo, el gobernador de Santa Fe hace lo suyo en el progresismo y los dirigentes que aún no tienen un espacio definido, como el presidente del club San Lorenzo, Matías Lammens. Este miércoles se reunieron en la Ciudad de Buenos Aires para hablar específicamente de Lavagna.

En el entorno de Lifschitz aseguran que el socialista está “empeñado” en construir un frente con la figura del economista como centro, en el que se puedan aglutinar referentes de la UCR, el PRO, el socialismo, el PJ e independientes.

“La vocación de él es incorporar al proyecto Lavagna una pata de muestre transversalidad y sirva para mostrar una expresión de distintos partidos”, aseguraron fuentes cercanas al referente socialista a El Canciller. A lo que se opone Lifschitz es a que el ex ministro sea quien “le lave la cara al peronismo federal”.

Según explicaron, la charla con Lammens fue “muy buena” y está todo encaminado para “seguir trabajando juntos”. Con el mismo objetivo, Lifschitz se reunió la semana pasada con el ex diputado radical Ricardo Alfonsín y este miércoles con la líder del GEN Margarita Stolbizer. Expuso ante ambos los beneficios que a su entender posee la candidatura de Lavagna.