Carrió versus Garavano: la inoportuna interna que termina con la presunta calma en Cambiemos

El Canciller - Comentarios

Las declaraciones de Germán Garavano sobre el desafuero y la detención de Cristina Kirchner enfurecieron a Elisa Carrió, que decidió abrir una nueva interna en el peor momento de Cambiemos desde que llegó al poder.

Tras leer en los medios los cuestionamientos del ministro de Justicia al juez Claudio Bonadio, Carrió, volvió a amenazarlo con impulsar su juicio político. En Twitter, dijo que sus dichos “son una vergüenza para la República y la división de poderes” y pueden estar emparentados “con la impunidad de Menem en la Cámara de Casación”. “Si esto es así es pasible de juicio político”, advirtió.

Minutos después del tuit petardista de Carrió, Macri se mostró en Misiones con Garavano y con la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley. También estuvo a su lado el gobernador Hugo Passalacqua. Fue durante la inauguración de un espacio de primera infancia que, según afirmó el presidente, se hizo con “plata de la valija de Antonini Wilson”. Fue un respaldo al trabajo de la Justicia y, por ende, al ministro del área.

En paralelo, la diputada comunicó su renuncia a la presidencia de la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control del Ministerio Público de la Nación, al afirmar que “que bajo ninguna circunstancia” desea estar el frente de ese cuerpo “dada la calidad y actitud de los legisladores del PJ que la integran”. “No comparto ni el odio, ni la inquina, ni menos aún los celos, y no deseo formar parte de ello”, enfatizó.

Las dos reacciones de Carrió le generaron al Ejecutivo dos problemas. En el primer caso, porque la alianza Cambiemos no transita su mejor momento y un pedido de juicio político de una diputada oficialista a un ministro que fue recientemente ratificado por el presidente no contribuye a la paz.

En el segundo, porque Cambiemos se encuentra en pleno proceso de negociación con el peronismo por el Presupuesto, cuya aprobación es clave para atravesar con tranquilidad el fin de año en términos económicos. El Gobierno logró, además, un “triunfo” político de cara a 2019 con la aparición de la alianza entre Miguel Pichetto, Juan Schiaretti, Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey, que alejan la posibilidad de una gran primaria con Cristina.

El hermano de Urtubey, Rodolfo, que además integra el bloque Argentina Federal que preside Pichetto, es uno de los miembros de la Bicameral que Carrió renunció a presidir por la “calidad” de sus integrantes pertenecientes al PJ. Otro es Carlos Caserio, vicepresidente de ese espacio.