Cambia Macri de libreto y busca descabezar las Fuerzas Armadas por la crisis del submarino

El Canciller - Comentarios

El presidente, Mauricio Macri, tiene una relación ambivalente con las fuerzas del orden. Desde que asumió en diciembre del 2015, pasó por varios estadíos. Supo reivindicarlas y darles preponderancia a diferencia del kirchnerismo. En el caso Maldonado, si bien era la Gendarmería la fuerza que estaba en el ojo de la tormenta, también recibió el apoyo desde Balcarce 50. Ahora, en plena crisis por la búsqueda del submarino ARA San Juan, el mandatario cambió el libreto. Tiene decidido cambiar a los jefes de las Fuerzas Armadas antes de fin de año y para eso tiene en carpeta varios nombres. No será el único movimiento. La reestructuración militar consistirá en darle mayor poder al jefe del Estado Mayor Conjunto, la fusión de unidades militares y un uso más “integrado” de medios y equipamiento. ¿Los motivos? si bien el coletazo se da en plena búsqueda del navío, la decisión ya estaba tomada desde hace tiempo: el mandatario cree que “atrasan”.

El “reformismo permanente” también aparece en la trama; la movida también tiene como fín el ahorro de recursos, algo que es bienvenido desde el ministerio de Hacienda.

Macri va a descabezar las fuerzas antes de fin de año: de la Armada, el almirante Marcelo Hipólito Srur; del Ejército, el teniente general Diego Suñer; y de la Fuerza Aérea el brigadier Enrique Amrein. Quién no solamente permanecerá en el cargo sino que aumentará su influencia es el teniente general Bari del Valle Sosa, actual jefe del Estado Mayor Conjunto (EMC) y que está un escalón encima del resto de los jefes militares, según publicó La Nación.

La crisis en la Armada terminó por arrastrar los cambios en las otras fuerzas. Para la Marina suena el comandante de Alistamiento y Adiestramiento, el contraalmirante Luis Enrique López Mazzeo. Sin embargo, hasta que la búsqueda del navío no arroje resultados, el panorama es incierto.

Para el Ejército tienen en carpeta al general de brigada y jefe de la II División de la fuerza, Claudio Ernesto Pasqualini, y para la Fuerza Aérea está la terna entre el brigadier José Videla; el director de Planes y Programas Y presupuesto, Alejandro Gabriel Amoros; y el segundo comandante operacional del Estado Mayor Conjunto, Roberto Andreasen.

La idea presidencial es realizar una “reestructuración” para fortalecer y priorizar la acción coordinada en materia de planeamiento y estrategia militar. Sin embargo el aspecto económico no es ajeno: se busca hacer economía de recursos, mediante ahorros, sin perder capacidades.