Animales con coronavirus: cómo se contagian

Distintas investigaciones concluyeron que los animales se pueden infectar por el virus. Ya hay cuatro casos confirmados en Hong Kong y Estados Unidos.
El Canciller - Comentarios

Cuatro casos positivos de COVID-19 en animales confirman que ellos también pueden infectarse. Una tigresa en el zoológico del Bronx, en Nueva York, y dos perros y un gato en Hong Kong son los confirmados. Los cuatro animales tuvieron contacto con personas infectadas.

Hasta el momento, se sabe que es posible la transmisión del coronavirus de personas a animales, pero no está comprobado que sea al revés. “Todavía no hay pruebas de que los animales contagien COVID-19 a los humanos”, sostiene el veterinario Javier Rojas Panelo. Y agrega: “No creo que se esté trabajando en vacunas para los animales con coronavirus, van a enfocarse primero en las personas”.

En enero pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un comunicado en donde sostenía que “hay pruebas bastante concluyentes de que el brote se originó por exposiciones en un mercado de pescados y mariscos de la ciudad de Wuhan“. Sin embargo, el informe no aclara qué animal podría haber iniciado el contagio.

El zoológico de Bronx.

Estudios

Este jueves, la revista científica Sciencie publicó una investigación en donde sostiene que los perros son poco susceptibles a infectarse. Mientras que los cerdos, los pollos y los patos tienen aún menos posibilidades de contagio.

En cambio, los hurones y los gatos tienen más chances de infectarse. Además descubrieron que los gatos son susceptibles a las infecciones transmitidas por el aire. El estudio confirmó que el COVID-19 puede afectar el tracto respiratorio superior de los hurones, pero en los otros órganos es indetectable.

Siete gatos domésticos, de seis a nueve meses de edad, fueron infectados y analizados. Detectaron que el virus estaba en la materia fecal, el paladar, las amígdalas, el cornete nasal y la tráquea.

Hicieron lo mismo con gatos que tenían entre 70 y 100 días de vida. Tuvieron lesiones en la mucosa nasal y traqueal, y en los pulmones. De esta manera, el estudio concluyó que los más jóvenes son los más afectados por el coronavirus.

También la prueba se hizo en cinco perros beagles de tres meses. Se detectó el virus en sus rectos. De esta manera, los investigadores comprobaron que los perros tienen bajas probabilidades de contagiarse.

Un informe publicado en Cell Host & Microbe sostiene que los hurones se infectan y transmiten el coronavirus entre ellos. Además tienen síntomas parecidos al de las personas, como fiebre, letargo y tos.

Te recomendamos leer

Origen del virus

Otro estudio publicado en enero por la revista científica The Lancet señala que el origen del virus fue en los murciélagos. Por ahora, ningún organismo de salud lo confirmó.

El trabajo fue llevado a cabo por investigadores chinos. El mismo sostiene que en base a los datos disponibles,  sugieren que el COVID-2019 infectó a la población humana de un reservorio de murciélagos. Aunque destacan que no está claro si una especie animal, actualmente desconocida, actuó como un huésped intermedio entre los murciélagos y las personas.

Tiempo atrás, los murciélagos contagiaron otros tipos de coronavirus y el intermediario había sido la civeta.

Los investigadores analizaron 10 secuencias del genoma del COVID-19 de nueve pacientes en Wuhan. Descubrieron que el virus está estrechamente relacionado con dos coronavirus similares al actual, derivados de murciélagos.

Casos confirmados

Por ahora, hay cuatro animales infectados (y confirmados) por el coronavirus. Un pastor alemán, una pomerania y un gato en Hong Kong y una tigresa en Nueva York son los casos confirmados. Los animales habían tenido contacto con personas infectadas.

En Hong Kong hicieron las pruebas en 17 perros y ocho gatos que viven con personas afectadas por el virus.

Mientras tanto en Bélgica, hay un gato bajo análisis porque se sospecha que esté infectado. El animal mantuvo contacto con una persona afectada por el COVID-19.

Hace unos días, se confirmó que Nadia, una tigresa malaya, se había contagiado el coronavirus. Sus síntomas fueron tos seca y pérdida de apetito. “Sospechan que un empleado del zoológico del Bronx, con síntomas, la contagió”, explica el veterinario Javier Rojas Panelo. Otros felinos del zoo dieron negativo.

El veterinario jefe del zoológico de Bronx, Paul Calle sostuvo que “la prueba COVID-19 que se realizó en la tigresa malaya Nadia se hizo en el laboratorio de una escuela veterinaria y no es la misma prueba que se usa para las personas“.

Además aclaró que no se puede enviar muestras humanas al laboratorio veterinario, ni a la inversa. A las que consideró dos situaciones muy distintas y no viables de comparar.

Prohibido comer gatos y perros

Luego de la explosión del coronavirus, la ciudad china de Shenzhen prohibió la venta y el consumo de perros y gatos. En China se sospecha que el consumo de animales salvajes (prohibido en febrero) ayuda a propagar el COVID-19.

Pese a que era una minoría que comía carne de perros y gatos, ya había generado en el país un gran debate. La asociación estadounidense Human Society International (HSI) sostuvo que anualmente se sacrifican alrededor de 30 millones de perros por su carne en Asia.

Algunos de los perros mueren golpeados y hervidos vivos en el festival de la carne de canes que se celebra cada junio en la ciudad de Yulin, al sur de China.