A cargo de la Casa Rosada, concentra Marcos el poder de la obra pública de Frigerio

El Canciller - Comentarios

Mientras el presidente Mauricio Macri descansa en Villa La Angostura, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, concentra poder en las filas de Cambiemos y se hace cargo de la  Quinta de Olivos y la Casa Rosada. Además de encabezar las reuniones de Gabinete, el funcionario se quedó con la función de control de la obra pública, hasta el miércoles por la mañana en poder del ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

El anuncio de que Peña se quedaría con la gestión de la obra pública fue realizado hace dos semanas, sin embargo, recién este miércoles el gobierno oficializó el traspaso de las facultades que pertenecían al ministerio del Interior. El jefe de Gabinete se hará cargo del sistema de gestiones online Contrat.AR

Contrat.AR es una herramienta de apoyo en la gestión y seguimiento de la contratación de obra pública, tanto en lo atinente a su construcción, como a su conservación o explotación mediante el cobro de tarifas o peaje. Fue implementado en diciembre del 2016 por el Gobierno Nacional. Fue creado por un requerimiento de la Organización por la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE).

De todas formas, la suspensión de los proyectos bajo la modalidad PPP, anunciada hace una semana, mermará las capacidades que esta facultad podría haberle otorgado a Peña. Por el contrario, fuentes del ministerio del Interior remarcaron que fue beneficioso desprenderse de las PPP debido al importante riesgo a que fracasen por la inestabilidad económica frente a los mercados.

El traspaso supone un golpe a la cartera de Rogelio Frigerio, cuyo futuro es incierto: podría ser candidato a gobernador de Entre Ríos, ser postulado para presidir el Banco Interamericano de Desarrollo o continuar en su cargo actual.

El ministro del Interior es una pieza clave del Gobierno Nacional. Frigerio, junto el diputado Emilio Monzó, son los funcionarios de mayor diálogo con la oposición. Por el contrario, nombres como Marcos Peña se encuentran en la vereda contraria a la “rosca política” que el tándem reivindicó la semana pasada. Pero a pesar de la importancia del funcionario, la apuesta del Gobierno en 2019 parece ser nuevamente por la polarización y no por el consenso con las oposiciones dialoguistas, búsqueda en la que Frigerio se erige como abanderado.