Sus vínculos con Argentina y la reunión con Macri: muere Marchionne, el CEO que salvó a Fiat de una crisis

El Canciller - Comentarios

El mundo del automovilismo amaneció conmocionado por una triste noticia. Sergio Marchionne falleció esta mañana en Zurich, Suiza a los 66 años.

Todo un emblema del empresariado, el italo canadiense es reconocido como el responsable de la revolución Fiat y su destitución el lunes pasado, ya a sabiendas del triste desenlace tras complicaciones en un post operatorio, provocó una crisis en las bolsas de comercio mundiales.

El CEO del grupo FCA (Fiat Chrysler Automobiles), ingresó en la tradicional compañía italiana en 2004 cuando esta se encontraba en una debacle que parecía insalvable. Con ingenio, trabajo duro y audacia, logró remontar la imagen de “patito feo” y potenciarla al realizar un casamiento histórico con Chrysler. El Fiat 500, es solo un ejemplo de la reconversión que logró el empresario.

A partir de ese momento, Fiat revivió y se impuso dentro del mercado como el séptimo grupo automovilístico del mundo. Ferrari volvió a ser la joya de los Agnelli recuperando su liderazgo en los circuitos.

Nacido en Italia pero criado en Canadá, el CEO era en realidad un filósofo y abogado que, luego de crecer en grandes conglomerados estadounidenses, decidió hacerse cargo de Fiat al pedido de Umberto Agnelli, hermano del histórico Giovanni.

Marchionne era muy querido y respetado por su estilo sencillo y comprador. Era famoso por rechazar las corbatas y prefería un sweater negro de uniforme antes que la dura formalidad.

A pesar de que no se conocen con exactitud las razones que llevaron a su muerte, falleció tras estar una semana en coma. Hace 10 días había ingresado al Hospital universitario de Zurich para -supuestamente- una operación de hombro que se habría complicado con un infarto en el post operatorio. Otras fuentes, rumorean que en realidad se trataba de un tumor maligno en la espalda.

Su última visita a Argentina fue en marzo pasado, cuando se reunió con el presidente Macri y auguró un gran futuro al país.

 “Lamentablemente, sucedió lo que temíamos. Sergio Marchionne, el hombre, el amigo, se fue. Pienso que la mejor manera de honrar su memoria es seguir construyendo sobre la herencia que nos deja, cultivar sus valores de humanidad, responsabilidad y apertura moral”, lo despidió el presidente de Exor, John Elkann, nieto de Gianni Agnelli y representante de Fiat.