Revive el Gobierno la furia de Moyano y suma otro frente de batalla antes del encuentro con Lagarde

El Canciller - Comentarios

La relación estaba enfriada. Nunca lograron una próspera relación desde que Mauricio Macri está en el poder. Hugo Moyano y el Gobierno están en el momento más tenso de la relación. En el Día del Amigo, paradójicamente, el líder de Camioneros se despachó contra el oficialismo después de una multa al gremio por más de 810 millones de pesos.

¿Por qué fue la sanción? Según la versión oficial, el sindicato deberá desembolsar ese dinero a raíz de no acatar una conciliación obligatoria. La medida, que fue desconocida por los trabajadores de ese rubro, fue dictada por la cartera que dirige Jorge Triaca el 26 de diciembre del 2017. Un pase de factura a destiempo que altera los ánimos del clan Moyano.

“Este es un gobierno gorila, oligarca y antiobrero que hace esto cuando viene la señora que manda”, lanzó esta mañana Hugo Moyano en el programa de Luis Novaresio en referencia a la llegada al país de Christine Lagarde, la titular del Fondo Monetario Internacional.

“Este es un gobierno gorila, oligarca y antiobrero que hace esto cuando viene la señora que manda (Lagarde)”, dijo Moyano

Furioso y sin pelos en la lengua, el gremialista no dejó a nadie a salvo: “Si intentan llevarse ese dinero, nos funden la obra social. Le vamos a llevar a todos los trabajadores enfermos que atendemos a la puerta del ministerio. Qué les explique él (Triaca) esta medida”.

“Estos gorilas que están gobernando toman esta decisión justo cuando viene la señora que manda. Quieren demostrarle que son fuertes”, agregó, en la antesala de la visita de la directora del FMI y su encuentro con el Presidente en Olivos.

“Le vamos a llevar a todos los trabajadores enfermos que atendemos a la puerta del ministerio”

La sanción, según indicó Trabajo, se atiene a lo establecido por la ley 25.212 “por haber constituido una violación a la resolución dictada, la cual fue constatada por inspectores de la cartera laboral”.

La multa suma un nuevo capítulo a la tensa relación entre el Gobierno y los Moyano, ubicados como dos de los opositores más férreos, con mayor posibilidad de daño dada la capacidad de movilización y paralización del país que tiene su gremio, aunque con un frente judicial que debilita su poder de acción.