Retenciones, salarios y subsidios: las propuestas del FMI que ahogan al Gobierno de cara al 2019

El Canciller - Comentarios

En la misma semana que el Gobierno decretó una nueva poda global en los gastos de la administración nacional en aras de reducir el déficit fiscal, los técnicos del Fondo Monetario Internacional publicaron el staff report con el diagnóstico macroeconómico de una Argentina que navega en la combinación explosiva de la estanflación. El escrito enuncia una serie de medidas a tener en cuenta para garantizar el cumplimiento de las metas a las que está sujeto el súper préstamo de 50 mil millones de dólares que la entidad monetaria prestó.

El punto más polémico que propone el FMI es frenar la baja de retenciones, una promesa de campaña a la que está sujeta la relación del presidente Mauricio Macri con el campo, tal vez el único sector que aún garantiza poner la boleta de Cambiemos en las urnas presidenciales de 2019. Con las clases medias descontentas, la caída de imagen acentuándose día a día y la oposición planeando un rearmado express que permita competir con la alianza cuyos votos se fugan. “Se propone mantener la tasa promedio de impuestos a la exportación en productos de soja en 25,5%”, detalla.

De todos modos, el oficialismo remarca que las propuestas del FMI son una serie de consejos que no deben ser seguidos al pie de la letra por el Gobierno. En ese sentido, subrayaron que la quita de retenciones continuará paulatinamente. “La baja de las retenciones se mantendrán como dijo el Presidente”, garantizaron desde Hacienda al diario LaNación.

El informe está compuesto de 125 páginas. Entre ellas, los técnicos también sostienen la necesidad de apresurar la quita de subsidios a la energía y el transporte, dos rubros en los que al Gobierno les queda poco para cortar si planea llegar con aire a 2019. En tanto, la entidad monetaria internacional propone además retrasar la implementación de varios puntos de la reforma tributaria, cuya baja de impuestos a algunos sectores podría generar una caída de la recaudación en las arcas del Gobierno.

La propuesta referente al campo no es la única que genera polémica. Otro punto sostiene que el Gobierno debería vender tierras e inmuebles públicos y amortizar los activos en fondos de pensión (el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de ANSES) para financiar parcialmente el gasto público en antiguos litigios judiciales por jubilaciones.

Los pedidos del FMI golpean a todas las áreas. También remarcan que se debería reducir las transferencias a las provincias, reducir los gastos del estado en torno al 15% y recortar el gasto en salarios mediante un recorte de empleados no prioritarios.

“Estas medidas están vinculadas a la reducción del gasto y se podría recurrir a ellas en el caso de que el crecimiento del PBI fuera menor al esperado o que algún otro evento pusiera en riesgo el cumplimiento de la meta de déficit primario del 2,7% del PBI en 2018”, concluye el documento.