Reniega Macri de los reclamos del Círculo Rojo y abraza a la UCR para lograr gobernabilidad

El Canciller - Comentarios

Los integrantes del Círculo Rojo coinciden en la idea de ver a Macri en un nuevo mandato en el 2019. Sin embargo, los roces en los últimos días y algunos mensajes encubiertos revelaron una cierta diferencia entre los hombres importantes de los mercados y la Casa Rosada.

¿Por qué? El primer mandatario dio un mensaje cansado de los pedidos del establishment sobre el futuro del país. “Un día piden ajuste y al otro día dicen que así pierden la elección”, lanzó a los radicales presentes durante la cena en la que el Gobierno intentó enterrar las críticas y grandes diferencias.

El objetivo de Macri y su mesa chica es evitar nuevos roces en Cambiemos y esconder los frentes internos para surfear la crisis cambiaria y dar un mensaje de confianza a una sociedad que está cada vez más desorientada sobre las decisiones políticas y económicas del Gobierno.

Así, con la inflación en alza y el dólar en pausa, Macri envió un contundente mensaje a los mercados y pidió coherencia con los reclamos, mientras de fondo tiene un escenario político con turbulencias: los gobernadores en jaque y una Carrió que no deja de exponer a la alianza oficialista.

“Un día piden ajuste y al otro día dicen que así pierden la elección”, le dijo Macri al círculo rojo

Por segunda vez en menos de una semana, el Presidente volvió a referirse al círculo rojo, espacio que comparten empresarios, banqueros, economistas y también periodistas. Cansado de las críticas de este sector, Macri hizo un fuerte giro en discurso y puso todas las fichas en su objetivo de afianzar a la coalición política de cara al 2019.

La imagen muestra un escenario totalmente impensado para la mesa chica de Cambiemos, que contaba con el aval asegurado del establishment para gobernar. Sin embargo, los reclamos insistentes de los mercados provocaron el estallido del propio presidente, que jugó una carta importante en vísperas de lo que será un fin de año a pura rosca electoral.

A lo largo del año el círculo rojo alertó a la Casa Rosada por la “traición” que el radicalismo podría poner jaque la suerte del primer mandatario en el próximo año electoral. En Balcarce 50 actuaron totalmente diferente: cerraron filas con el radicalismo y pusieron en marcha el ajuste fiscal que reclama el FMI.