Protocolo de seguridad: advierte Joaquín los peligros de la grieta interna entre Bullrich y Carrió

El Canciller - Comentarios

La paz que dejó el final de la Cumbre de Líderes del G20 duró menos de lo que Mauricio Macri pensaba. La economía volvió a su rol protagónico y casi todos los indicadores económicos estarán peor que como los dejó Cristina Kirchner en 2015. En ese contexto, el protocolo de Seguridad de Patricia Bullrich busca levantar la consigna taquillera que piden las clases bajas y medias: más seguridad frente a los ladrones.

Las intenciones de Bullrich, que cuenta con el aval de Macri, generaron polémica tanto fuera como dentro de la alianza gobernante. La aliada política de Macri en las urnas pero cada vez menos en el día a día, Elisa Carrió, disparó contra la ministra de Seguridad y aseguró que no permitirá que Cambiemos adopte políticas del fascismo.

Morales Solá: “El protocolo de Bullrich para el uso de armas de fuego es lo que la distanció de Carrió”

Para el editorialista de La Nación, Joaquín Morales Solá, “La inseguridad (y la impotencia del Estado) tendrá hoy un hecho tan emblemático como humillante para los argentinos: el partido de dos equipos locales por la copa continental (Boca y River) deberá jugarse en Madrid”.

En ese sentido, el columnista asegura que los barras bravas tienen en Argentina un poder sin límites ni medidas. “Existen desde hace muchos años con espacios crecientes de violencia y discrecionalidad. Ningún dirigente político ni, mucho menos, la dirigencia deportiva (cómplice en casi todos los casos) pudo contener o desterrar a esas organizaciones delictivas, que se financian con el dinero ilícito de los propios clubes”, señala.

Para Morales Solá, el desafío es que la democracia encuentre las respuestas a este tipo de problemas “antes de que aparezca un salvador inmoderado”, como podría ser Jair Bolsonaro en Brasil. “Durante el kirchnerismo se gastaron demasiado tiempo y muchas palabras para justificar el robo y la muerte injusta como consecuencias de las condiciones sociales”, subrayó.

Sobre la disputa entre Bullrich y Carrió, Morales Solá destaca que el protocolo de seguridad de la ministra tiene dos objetivos: ordenar lo que tienen que hacer (y pueden hacer) las fuerzas de seguridad y ordenar también la doctrina jurídica para que los jueces no tengan tanta discrecionalidad en el juzgamiento de policías.

“Carrió se aferra, en cambio, a la historia de policías inexpertos y, muchas veces, cómplices del delito”

“Carrió se aferra, en cambio, a la historia de policías inexpertos y, muchas veces, cómplices del delito para oponerse a un protocolo que considera extremadamente ambiguo. Ella sabe que esa posición la alejará de muchos sectores sociales, los mismos que están reclamando más rigor en la represión del crimen”, contraargumenta.

El editorialista remarcó que es probable que esta semana se llegue a un nuevo acuerdo en esta disputa que se abre en Cambiemos. “Es rara la distancia entre esas dos mujeres que fueron aliadas entre ellas antes de que las dos se aliaran a Macri. Carrió defendió a Bullrich en sus primeros tiempos como ministra, cuando no pocos oficialistas la criticaban. Bullrich es una ministra crucial para el Presidente; Bullrich es él. Y Carrió es la principal aliada de Macri”, concluyó.