Prepara Cristina su contraataque bajo el fuego del caso de los cuadernos y con Moyano en la platea

El Canciller - Comentarios

A Cristina Fernández de Kirchner le cayó la causa por los cuadernos como un baldazo de agua fría. Justo cuando su imagen estaba en alza, Claudio Bonadio la puso otra vez en la lista de Comodoro Py para una declaración indagatoria, en una causa con ex funcionarios K en prisión y un grupo de empresarios tras las rejas.

Sin embargo, la ex presidenta no tiene previsto cambiar su agenda y prepara su reaparición pública en un acto del sindicato de mecánicos SMATA, en la localidad bonaerense de Cañuelas. “Cristina a las 17 dará un discurso”, confirmó esta mañana Ricardo Pignanelli, en declaraciones en radio Cooperativa AM770.

De esta forma, mientras algunos rumores tomaban fuerza sobre un posible faltazo, la ex mandataria redobla la apuesta y asistirá a un acto que tendrá a otro invitado especial: Hugo Moyano, el titular de Camioneros.

Se espera un discurso de Cristina Fernández a las 17 en el acto de SMATA

“Hugo Moyano está invitado y es posible que hable ante los trabajadores”, anticipó Pablo Moyano en declaraciones a Radio Cooperativa sobre el acto que cerrará Cristina Kirchner. Sería, así, la primera vez en seis años que Cristina y Moyano se ven las caras.

Distanciados desde que CFK estaba en el poder, el sindicalista se mostrará en el mismo lugar que la ex mandataria en el peor momento de su relación con el Gobierno y en plena tensión por una millonaria multa a su gremio. ¿Juntarán fuerzas contra la Casa Rosada?

Aunque no confirmó su asistencia, también está invitada la ex-CEO de Aerolíneas y de General Motors Isella Costantini, quien dejó el gobierno en diciembre de 2016.

“No le tengo miedo a ningún juez extorsionador”, decía Cristina en sus últimos meses de gestión. “Macri es el director de la orquesta y Bonadio ejecuta”, añadió en pleno gobierno de Cambiemos. ¿Apelará a la batalla discursiva e irá a fondo la ex presidenta?

En el kirchnerismo insisten en que se trata de un “caso armado” para desviar la atención social de los problemas económicos que atraviesa el Gobierno. La campaña se adelantó algunos meses y se empezó a jugar también en la Justicia.