Ahora, en diálogo con LaNación, la dirigente de la Coalición Cívica dijo estar desilusionada con Macri y, después de varias semanas de tensión, dio señales de ruptura con el primer mandatario. “Perdí la confianza en el Presidente”, sostuvo.

"Hay un desacuerdo profundo", agregó Carrió para definir el episodio más reciente que la enfrenta con la Casa Rosada: el desplazamiento de tres funcionarios de la AFIP que, para ella, habían participado en las investigaciones de corrupción de Lázaro Báez y, por lo tanto, debían permanecer en sus cargos.

La líder de la Coalición Cívica reclamó por la salida de tres funcionarios de la AFIP de su agrado, al afirmar que esa acción "equivale a aliarse con Ricardo Echegaray", el presidente de la entidad recaudadora durante el gobierno kirchnerista.

En esta línea, apuntó todos los cañones contra el mandamás de Boca Juniors, quien continúa operando en la trastienda de la escena jurídica para no perder la mayoría oficialista en el Consejo de la Magistratura, en medio de las elecciones del órgano, que escoge a los jueces que luego votará el Senado.

Tras adjudicarle la decisión en la AFIP a quien considera un enemigo público -lo que también le atañe a Ernesto Sanz-, la diputada por la Ciudad de Buenos Aires presionó a Macri. "El Presidente va a tener que elegir entre Angelici o Carrió, él sabe que elige o cae. Yo garantizo la gobernabilidad, él solamente tiene que dar una respuesta", enfatizó.