El círculo más íntimo del presidente Mauricio Macri volverá a reunirse este lunes para ordenarse y delinear los pasos a seguir rumbo al armado de 2019. El contexto no es el mejor: por un lado, sigue congelada la relación con Elisa Carrió, y por el otro, la UCR intensifica las señales de descontento y amenaza con presentar candidato propio para pelear la interna.

La cita es la sede del PRO en Balcarce al 400, a partir de las 13:00, y estarán presentes el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. No estará ésta vez el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, ya que se pasará todo el día en el Congreso, embarcado de las negociaciones del Presupuesto 2019.

Se espera también al secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis; el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli; el senador nacional y presidente del PRO, Humberto Schiavoni; y el jefe de Gabinete provincial, Federico Salvai.

Otro que no estará es el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. El legislador también tiene la agenda llena por la discusión del Presupuesto, pero su ausencia tiene más que ver con su alejamiento del oficialismo y sus ganas de irse. Monzó, que tiene buena relación con el peronismo federal, no fue al almuerzo anterior y tampoco estuvo en el encuentro nacional que se llevó a cabo en Parque Norte a fines de septiembre.

Este segundo almuerzo busca definir la estrategia y analizar el escenario en el que está parado el mandatario nacional. A la crisis económica, la inflación que no cede y la expectativa por la sanción del Presupuesto, se sumaron los frentes abiertos con la Coalición Cívica y la UCR. La relación con Carrió sigue tensa tras la presentación del pedido de juicio político contra el ministro de Justicia, Germán Garavano, y sus críticas directas a Macri. Por el momento, los socios de Cambiemos no retomaron el diálogo.

En tanto, el radicalismo planteó el viernes sus diferencias con el Gobierno y lanzó críticas a la gestión. Las autoridades de la UCR pidieron "salir de la agenda del ajuste" y volvieron a reclamar mayor participación en la toma de decisiones, poniendo el foco en los reclamos de la clase media. De esa cumbre salió fortalecida la idea de pelear la interna de Cambiemos en 2019 con un postulante propio, algo impensado hace un año. De hecho, la participación del diputado nacional Martín Lousteau volvió a alentar la posibilidad de que el ex embajador sea protagonista con una candidatura el año que viene. 

"No cedemos a la demagogia de las respuestas fáciles o de los señalamientos ligeros; aportamos y practicamos lo que entendemos puede contribuir con el Gobierno y con la sociedad: responsabilidad, compromiso y vocación de transformación. La responsabilidad no sólo representa gestionar adecuadamente los distritos donde gobernamos, sino también plantear nuestra agenda propositiva, que ayude a construir una economía sana, con instituciones fuertes y que apunte al desarrollo y la equidad entre los argentinos", señaló la UCR en el documento que difundió tras el encuentro cumbre.