Modric, Mbappé, Kane y Courtois: los premios individuales del Mundial

El Canciller - Comentarios

El Mundial de Rusia 2018 estuvo llena de batacazos, sorpresas, equipos que decepcionaron y otros que sorprendieron. Lo mismo sucedió a nivel individual: grandes jugadores dieron la talla, desconocidos mostraron estar en el primer nivel y figuras dejaron mucho que desear. En ese sentido, la premiación estuvo rodeada de incertidumbre, pese a que se abajaraban algunos candidatos.

Los premios de Rusia 


Tal como sucedió en los últimos cinco mundiales, la FIFA hizo caso omiso al equipo ganador del Mundial y eligió al mejor jugador del certamen a uno entre los derrotados. El máximo premio individual fue para el croata Luka Modric, el mediocampista del Real Madrid, quien coronó grandes actuaciones y sobresalió por correr durante 120 minutos en tres ocasiones (octavos, cuartos y semifinales).

Las otras figuras que sonaban para el premio eran el belga Eden Hazard (quien recibió el Balón de Plata) y los franceses Antoine Griezmann (Balón de Bronce) y Kylian Mbappé, el crack de 19 años que se convirtió en el segundo jugador menor de 20 años en meter un gol en una final del Mundo (el otro fue nada menos que Pelé). De todos modos, la joven promesa no se fue con las manos vacías y fue elegido Mejor Jugador joven de la Copa.

El mejor arquero del campeonato también era una incógnita. Si bien el inglés Jordan Pickford tuvo grandes apariciones, su selección perdió tres de siete partidos y recibió varios goles, por lo que quedó descartado. Los dos que se perfilaban para llevarse el premio eran el belga Thibaut Courtois y Hugo Lloris. El francés había hecho un buen campeonato, pero en la final -con el resultado consumado- cometió un grave error en la salida que significó el descuento de Mario Mandzukic, por lo que la FIFA decidió darle el guante de oro a Courtois.

El Botín de Oro, por su parte, se lo quedó el inglés Harry Kane, goleador del certamen con seis tantos. De todos modos, su cifra goleadora “mentirosa”: marcó tres veces de penal y no tuvo grandes actuaciones en el Mundial, más allá de los partidos contra los dos rivales más débiles, Panamá y Túnez. En cuanto a selecciones, España se quedó con el premio Fair Play.