Mismo camino, más rapido: endurece Sandleris el plan del BCRA y prevé inflación alta en abril y mayo

El Canciller - Comentarios

A través de un comunicado oficial, el Banco Central anunció una serie de medidas para afrontar el contexto de volatilidad del tipo de cambio y evitar así una nueva corrida cambiaria. En tanto, la entidad remarcó que no habrá buenas noticias en materia inflacionaria en los meses de marzo y abril, por lo que los primeros cuatro meses del año elevarán las expectativas de inflación de los privados.

Las autoridades del BCRA sostienen que no está creciendo la base monetaria y que incluso el dinero circulante ha caído, por lo que la inflación debería comenzar a descender pronto. Como contrapartida de esa restricción monetaria, reza el comunicado, “la tasa de interés reaccionó endógenamente al alza”.

A pesar de que los embates son mucho más fuertes y prolongados en la Argentina, el contexto externo, favorable durante buena parte del mes de febrero, comenzó a ser nuevamente negativo para los mercados emergentes. Sin embargo, otra vez el peso argentino encabeza el ranking de monedas que más se han devaluado a lo largo de 2019, ranking que ya encabezó en 2018, luego de una devaluación superior al 100% que significó el cambio, en dos oportunidades, del presidente del Banco Central.

En ese contexto de volatilidad es que el Banco Central resolvió esta mañana, a través de su Comité de Política Monetaria (COPOM), continuar con un estricto control de la base monetaria a través de las Leliq. Cabe recordar que la entidad dispuso, la semana pasada, que los bancos pudieran pasar a tener de 65% a la totalidad de su patrimonio en la letra que el BCRA utiliza para esterilizar pesos.

Ahora, para evitar nuevos golpes, la entidad que preside Guido Sandleris aseguró que mantendrá la tasa de referencia de las Leliq por encima del 62,5% anual. Dado que su vencimiento es semanal, se trata de una tasa efectiva en pesos cercana al 100%. Con ese interés alto, el BCRA intentará evitar que los inversores y ahorristas intenten salirse de los activos en pesos para migrar hacia alguno en dólares. Sin embargo, la falta de confianza en la política económica y monetaria del Gobierno de Mauricio Macri no ha logrado dar garantías ni siquiera con este nivel de tasas.

Además, el Banco Central comunicó que sobrecumplió la nueva meta de Base Monetaria en el último mes. La meta actual, vigente hasta fin de año, es de $1.343 mil millones ($1,3 billón), neto de expansión por compra de divisas y aumento estacional de diciembre. El promedio mensual de marzo fue $1.314 mil millones, “lo que implica una contracción adicional a la meta” de Base Monetaria de 29.000 millones de pesos.

Aunque el principal objetivo de esta conducción del Banco Central, según remarcó el propio Sandleris el día de su asunción, es bajar la inflación, la realidad apremia a la entidad y, en medio del clima electoral, el Gobierno nacional busca evitar una nueva corrida cambiaria, evento económico que, según los analistas del oficialismo, dilapida la confianza de la clase media en Macri. En suma, la baja de la inflación quedará relegada a, si existe, un segundo mandato de Cambiemos.