La batalla contra los metrodelegados, un escenario cómodo en el Gobierno para surfear la crisis

El Canciller - Comentarios

El control de agenda no es un tema menor para la mesa chica de Cambiemos. ¿La idea principal? Llegar al Mundial con viento a favor y evitar nuevos cachetazos como el de la crisis cambiaria, el escenario que dejó al Gobierno en el peor lugar posible.

Es decir, hasta que todos los ojos estén puestos en la máxima cita del fútbol en Rusia, Durán Barba y Marcos Peñas aprovecharon el paro de subtes y profundizaron la batalla contra los metrodelegados, quienes encabezaron un reclamo para reabrir las paritarias que había acordado la UTA con el Gobierno.

¿El resultado? Detenciones, declaraciones cruzadas y un endurecimiento del discurso del gobierno porteño, con Horacio Rodríguez Larreta a la cabeza. Así, las portadas de los grandes diarios y los principales canales de televisión le hicieron un guiño a los tópicos que mejor caen en Balcarce 50.

La batalla contra los sindicatos resume también una suerte de coincidencia con una gran porción de la sociedad: el malestar por afectar el normal funcionamiento, en este caso, de los subterráneos. Es decir, es más fácil que respalde la cruzada contra los gremios.

El gobierno porteño no dudó en avanzar contra los metrodelgados. Ayer, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, fue al programa de Luis Novaresio en A24 y bancó “el accionar de la policía”. “No aceptamos ningún exceso, hay que respetar las normas”, agregó.

“No aceptamos ningún exceso, hay que respetar las normas”, dijo Santilli

“Esto es lo que tenemos que entender como argentinos: estamos lastimando a los miles y cientos de miles de usuarios que no pueden llegar a su casa”, agregó, alejó la discusión sobre las paritarias y se metió de lleno en los cientos de miles de argentinos afectados por las medidas de fuerza.

El que tardó algunas horas más para aparecer públicamente fue Larreta, quien eligió a Longobardi en radio Mitre para hacer su descargo. Allí, lejos de bajar la guardia, el jefe de Gobierno de la ciudad fue a fondo contra los metrodelegados: “De alguna manera hay que sacarlos”.

“De alguna manera hay que sacarlos”, aseguró Larreta, sobre los metrodelegados

“Es un delito cortar el transporte público y por eso la Policía actuó”, agregó el alcalde porteño, una de las personas más cercanas al presidente Mauricio Macri. “Tenemos que cumplir con la ley y es lo que estamos haciendo y por eso reaccionaron, porque saben que estamos dando los pasos que tenemos que dar”, dijo.

“Una cosa es hacer una huelga y otra cosa es cortar el servicio. Ellos no sólo no fueron a trabajar, se metieron en las vías para que aquellos que querían trabajar no pudieran hacerlo”, añadió Larreta. Es el escenario que prefiere Cambiemos, con una gran porción de sus votantes a favor de la cruzada sindical. Lejos del dólar, el FMI y los tarifazos.