Dólar estable, 30% de inflación y “romper con el bimonetarismo”: 15 definiciones económicas de Guzmán de cara al 2021

Enfatizó que el Presupuesto solo produce un ajuste "en los intereses de deuda" y reconoció que hay "una alta capacidad instalada en estado ocioso". Destacó la inversión en el Plan Gas.
El Canciller - Comentarios

El ministro de Economía, Martín Guzmán, estimó esta tarde que la inflación del 2020 finalizará en 35% y trazó proyecciones sobre distintas aristas de la actividad económica nacional de cara al incipiente año.

En línea con los dogmas de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, llamó a “romper con el círculo vicioso del bimonetarismo“, aseguró que el gobierno de Alberto Fernández buscará reducir el alza en el costo de vida “5 puntos porcentuales año a año” y afirmó que un objetivo de su cartera es que “a fin de 2021, el tipo de cambio real esté en nivel parecido a diciembre 2020“.

15 definiciones de Guzmán en la Universidad Nacional del Comahue

  • Se busca llegar a un ‘Nunca Más’ de las deudas insostenibles en moneda extranjera. Debemos definir reglas de juego para que las crisis de deuda sean situaciones mucho menos probables que lo que se ha verificado en el país”.
  • “El único lugar en el que recae el ajuste en el Presupuesto 2021 es en los intereses de la deuda”.
  • “La inflación tiene que bajar de forma consistente. El problema es multicausal y la abordamos como un esquema integral. Terminará el 2020 alrededor de 35%, dentro del rango que buscábamos.
  • “El objetivo es que la inflación se vaya reduciendo 5 puntos porcentuales año a año, con una estrategia que se enfoca en alinear precios clave de la economía y tener una política fiscal consistente“.

  • “Se llevan cuatro meses con la actividad económica recuperándose, pero aún con características heterogéneas. Hay una alta capacidad instalada en estado ocioso. En una situación así, el Estado tiene un rol central para impulsar la recuperación”.
  • “El fortalecimiento del Estado-Nación debe ser una política de Estado y tranquilizar la economía es una tarea colectiva que requiere de consensos entre el sector público y privado”.
  • “Tenemos que cambiar la estructura tributaria, está descoordinada a nivel federal. Estamos trabajando en un programa plurianual para la estabilización macroeconómica y uno de los puntos es tomar medidas tributarias que vayan armonizando el sistema, y generar incentivos para la formalización”.
  • Para sostener a una economía que crece, tienen que aumentar las exportaciones“.
  • “Hay que asegurar la sostenibilidad fiscal. Para ello hay que transitar hacia el equilibrio fiscal de manera que sea consistente con la recuperación económica”.

  • “Se logró reestructurar la deuda, que era un problema, con un alivio de 37.000 millones de dólares en la década, y una reducción de la tasa de interés que pasó del 7 al 3%, y muy poco que pagar en los primeros años, lo que nos deja espacio para implementar el programa para tranquilizar la economía. En cada paso se involucró al Congreso, es la oportunidad para que la sostenibilidad de la deuda sea una política de Estado”.
  • “Buscamos tener una estructura productiva que sea inclusiva, dinámica desde lo productivo, que agregue valor, y garantice la estabilidad macroeconómica, respete la premisa de que el desarrollo se haga con equidad federal, y seamos dueños de nuestro propio destino. Así vemos la integración comercial”.
  • “Pretendemos un esquema con regulaciones macroprudenciales, queremos que entren capitales que vayan a la economía real y desincentivar a los de corto plazo, el ‘carry trade’, que entran sobre la base de la especulación, como pasó entre 2016 y 2019″.
  • “El desarrollo energético es clave para que el crecimiento se pueda sostener, como el Plan Gas, que permite aumentar la oferta para depender menos de las importaciones. Hay que alinear las tarifas y que los subsidios no vayan creciendo. El Plan Gas es una inversión concreta en desarrollo económico“.
  • “El Gobierno busca acumular reservas, por eso dejó que el tipo de cambio se vaya depreciando con objetivos consistentes con la acumulación. El objetivo es que a fin de 2021, el tipo de cambio real esté en nivel parecido a diciembre 2020. Esa depreciación nominal es consistente con el objetivo de inflación que establece el Presupuesto”.
  • “Las políticas de precios e ingresos son necesarias para coordinar expectativas. Se van a usar en 2021 como parte de un esquema integral para atacar el problema de la inflación. Los acuerdos de precios y salarios son efectivos para anclar las expectativas“.