Desnudan el Merval, el riesgo país y el dólar a $28 a la Argentina vulnerable

El Canciller - Comentarios

En medio de un contexto desfavorable por la crisis, en la que el déficit comercial no para de crecer y la oposición opera en busca de un líder para 2019, el Gobierno abre los mercados tras un miércoles negro que sufrió el desplome del Merval en un 9%, la crecida del Riesgo País (subió 4,8% a 586 puntos) alcanzando niveles que no se veían desde fines del kirchnerismo, y el rebote del dólar que volvió a los $28.

La posible guerra comercial entre Estados Unidos y China planteó un panorama internacional complicado para todas las bolsas. Pero, desde esa base, Argentina fue por lejos la más agraviada. Mientras que en Wall Street, el Dow Jones cayó en un 0,68% y Nasdaq en 1,54%, el Bovespa brasilero sufrió un 1,11% y el IPC mexicano bajó al 0,074%, el Merval se llevó el primer premio a la caída más estrepitosa con un 8,96% a 25.921,08 unidades.

Así se anotó la cuarta baja consecutiva, acumulando un retroceso de casi el 16% solo desde el viernes. Un hecho claro que demuestra la desconfianza de los inversores en el mercado local.

Al contexto internacional, se sumaron factores internos que provocaron la huída masiva de divisas. La temida recesión que se espera para los próximos meses, genera incertidumbre en el futuro de la rentabilidad de las empresas. El INDEC mismo informó, en medio del “miércoles negro”, que la actividad económica sufrió en abril una merma interanual de casi el 1%.

Ante este panorama, las posibles acciones que tome el Gobierno son el puntapié para mantener la calma o desatar el caos. Y, en este punto, es donde se nota la falta de confianza tan sufrida por Cambiemos.

“La caída es pronunciada porque nadie quiere acciones ni bonos del país”

Ayer trascendió que el Ejecutivo estaba evaluando implementar nuevos impuestos a las acciones. A pesar de que fue desmentido por el propio oficialismo, el miedo se implantó en la Bolsa y no frenó los rumores que potenciaron la caída.  “Le cuesta al Gobierno cambiar el humor de los inversores. Debería ser claro en cuál es su plan, sino cualquier rumor prende”, le comentó un analista a Ámbito Financiero.

Carlos Pagni, en su columna de La Nación, explica que el modus operandi positivo del PRO continúa como caballo de batalla ante todas las pálidas que enfrenta en distintos frentes. “La caída es pronunciada porque nadie quiere acciones ni bonos del país. Entonces, como no aparecen compradores, los precios siguen derrumbándose”, comenta en la voz de un “presidente de un poderoso banco internacional”.

Los mercados interpretan que las vulnerabilidades argentinas demandan definiciones oficiales más contundentes. ¿Hasta cuándo sirve el optimismo total?