De “las manos en el fuego” al expediente: tiene De Vido las condiciones de arrepentido que teme Cristina Kirchner

El ex ministro de Planificación escribió una carta contra la expresidenta. En los pasillos de Comodoro Py ya especulan con la posibilidad de que rompa el silencio y "cuente todo".
El Canciller - Comentarios

La carta de Julio de Vido desde la cárcel de Ezeiza fue totalmente inesperada. Sin mencionarla, se dirige directamente contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Rompe sus relaciones con la senadora electa por Unidad Ciudadana y abre un sinfín de especulaciones sobre su posible papel de arrepentido desde la prisión.

En términos políticos, sin lugar a dudas la carta es bien explícita en cuanto a su enojo y furia con Cristina por haber dicho “no pongo las manos en el fuego por nadie” cuando en un programa radial le preguntaron si creía en la inocencia de De Vido.

“Estos tiempos de aparente efervescencia de un REPUBLICANISMO a ultranza por derecha y otra oposición a la que yo adhiero fervientemente reivindicadora de los derechos y garantías individuales y fundamentalmente de los DERECHOS HUMANOS”, dice la misiva del ex titular de la cartera de Planificación, quien se encuentra preso en la causa que se investigan sobreprecios en la compra de gas licuado.

“Como todo tiene que ver con todo, días anteriores a mi arbitrario e ilegal pedido de detención ocurrió algo que sin duda alguna tuvo una particular influencia en los medios y no dudo que también en el Congreso, fue cuando alguien dijo al ser consultada de mi gestión que no ponía las manos en el fuego por nadie salvo por su entorno familiar íntimo; todo muy simultáneo; todo muy coincidente. Demasiado explícito”, agrega De Vido con un claro mensaje contra la expresidenta de la Nación.

Y cierra la carta: “Si quieren saber dónde estoy, estoy donde estuve SIEMPRE, al lado de NÉSTOR CARLOS KIRCHNER, quien continuó y profundizó la obra de JUAN PERÓN, aquí estoy y estaré hasta el fin de mis días, aquí estoy, seguro no me quemaré LAS MANOS”, cierra la carta.

  

¿El papel de arrepentido?

Dentro del expediente, todo. Afuera, nada. La carta del ex ministro amenaza con la posibilidad de revelar algunos aspectos relacionados con la gestión de CFK. En términos jurídicos, está en condiciones de arrepentirse bajo los términos de la ley aprobada por el Congreso este año.

Para eso, tendría que brindar datos certeros que ayuden a esclarecer alguna de las causas en las que está involucrado y siempre “hacia arriba”. Es decir, mencionar eslabones de la cadena que estén al mismo nivel o por encima suyo en cuanto a responsabilidades.

¿A quién podría comprometer De Vido si decide hablar en la causas? A la destinataria de la carta. Pero el otro punto a tener en cuenta es que De Vido debería entonces aceptar su culpabilidad de los hechos, algo que por la defensa que hizo en los expedientes parece lejano.