De la amistad con Kirchner a Cambiemos: Pechi Quiroga, el histórico intendente radical de Neuquén

El Canciller - Comentarios

Horacio Pechi Quiroga corre de atrás. Según las últimas encuestas divulgadas, es el tercero en la contienda neuquina que dará inicio al año electoral, motivo por el cual el Gobierno nacional le soltó la mano para transferirle el apoyo a Omar Gutiérrez. Sin embargo, el candidato de Cambiemos se aferra a que todos los relevamientos adelantan unos comicios reñidos. Hincha de River Plate y radical de pura cepa, pretende dar la sorpresa este domingo.

La historia contemporánea de la ciudad de Neuquén lo tiene como una eminencia. Toda su trayectoria se circunscribe a su provincia. En los años de la dictadura militar, comenzó con la militancia en la Unión Cívica Radical y al retornar la democracia fue electo concejal de la capital, en dos oportunidades, entre 1987 y 1991 y nuevamente entre 1995 y 1999.

Aquel cargo fue su plataforma hacia la intendencia de Neuquén, cargo en el que acumula 16 años, divididos en dos períodos -asumió en 1999, obtuvo la reelección en 2003, regresó a la gobernación comunal en 2011 con un amplio respaldo del electorado y volvió a ser reelecto en 2015 bajo la alianza entre la UCR, el PRO y la Coalición Cívica-.

¿Qué pasó entre 2007 y 2011? Quiroga se alineó con el kirchnerismo –cultivó una gran relación con Néstor Kirchner-, y tras perder la gobernación provincial con el imbatible Movimiento Popular Neuquino Cristina Fernández de Kirchner lo designó como Subsecretario de Relaciones Institucionales de la Cancillería, con rango de embajador, mientras que en 2009 fue elegido diputado nacional. Después de algunos cortocircuitos, en 2011 rompió la alianza con el otrora Ejecutivo.

El intendente de la capital no está ajeno al conflicto actual que mantiene su partido con el PRO. De hecho, eliminó todas las referencias a Macri de sus publicidades. Las principales figuras de la UCR viajaron a apoyarlo, al igual que ex elministro de Hacienda que pretende gobernar Tucumán, Alfonso Prat-Gay. No fue nadie de los otros dos partidos que integran la coalición.

Días atrás, había cruzado públicamente al presidente por haber acusado a las cooperativas eléctricas y a los municipìos de ser responsables de las altas boletas de luz que les llegan a los usuarios, y le pidió que “afine el lápiz” de los impuestos nacionales, antes de hacer esos cuestionamientos.

Su estrategia en las últimas semanas, en la búsqueda por dar el batacazo, se basó en igualar al MPN y al peronismo, argumentando que tienen el mismo ADN populista. “Rioseco representa el populismo avasallante de Cristina. Gutiérrez convirtió a Neuquén en una economía rentista y prebendaria“, sostuvo en el cierre de la campaña proselitista.