Cómo son los testeos rápidos, la nueva apuesta de las empresas para volver a la oficina

El Canciller - Comentarios

A fines de marzo pasado, casi un año después de que la OMS declarara al COVID-19 una pandemia, Microsoft publicó en su sitio oficial un estudio sobre las ventajas y desventajas del teletrabajo. A pesar de la popularidad del concepto de home office en los años previos y los primeros meses de la pandemia, la opinión de empleados de todo el mundo parece haber ido cambiando.

‘Tiene lo suyo, te ahorrás el viaje al lugar de trabajo y demás, pero en el fondo no dejás de trabajar nunca’, dice Marcial, de treinta y cuatro años y padre de dos hijas, empleado de una importante consultora internacional. Los momentos de esparcimiento dentro del ambiente laboral, que muchos estudios psicológicos han resaltado como positivos para el rendimiento de los empleados, ya no están tan al alcance de la mano. Algunas empresas intentan revertir este déficit organizando afters virtuales, enviando a domicilio cajas con cerveza y maní. Pero no es lo mismo para nadie.

En ese marco, y a pesar de la llegada de la segunda ola de contagios en Argentina, las corporaciones buscan asegurar una vuelta, al menos gradual, a las oficinas. Presentando estrictos protocolos, burbujas y medidores de temperatura, o gastando decenas de miles de pesos en potes de alcohol en gel, el problema de los contagios sigue vigente. El fin del teletrabajo obligatorio parece ser todavía una utopía. Sin embargo, el mercado sanitario ofrece una flamante respuesta: el ID NOW COVID-19, que ya se comercializa en el país, en una estrategia de avanzada de Emergencias Salud. La posibilidad de combinar el teletrabajo con la actividad presencial a propia demanda es ahora una perspectiva accesible para las compañías que busquen volver al modelo híbrido.

El test de cada día

El dispositivo ID NOW COVID-19 está diseñado para realizar testeos de PCR casi instantáneos: los resultados, que mantienen la fiabilidad de los de laboratorio, no tardan más de 15 minutos. Si bien comenzó a usarse hace ya casi un año en algunos países, el sistema es una novedad para el medio local. También disponible para particulares, con turnos por internet y resultados que llegan al celular, el uso corporativo sigue demostrando un gran potencial de crecimiento.

Desde Emergencias Salud apuestan a una tendencia que está en alza en el exterior: empresas que invierten en brindarle a sus empleados la tranquilidad necesaria para un retorno sano al trabajo presencial.  Algunos gigantes tecnológicos de Estados Unidos otorgan una semana extra de vacaciones o contratan especialistas en salud y bienestar mental para contener a sus trabajadores durante el encierro. La posibilidad de asegurar la vuelta segura a la oficina mediante la inversión en dispositivos ID NOW COVID-19 resulta una alternativa altamente atractiva. Entre los múltiples beneficios que puede obtener una empresa implementando el testeo se encuentran evitar espirales de contagios, reducir el ausentismo e, incluso, mantener la eficacia productiva.

El Dr. Aníbal Feder, Director Médico de la empresa que lo comercializa, asegura que es una solución “accesible y rápida para la comunidad”. “Con un testeo a tiempo, una persona cuenta con la información para tomar las medidas de prevención necesarias y realizar una consulta rápida, si fuera necesario”, explica sobre la utilidad de aplicar el uso del ID NOW COVID-19 en los lugares de trabajo.

Los testeos del mañana

Algunos especialistas incluso creen que -al igual que los barbijos- los testeos instantáneos en los lugares de trabajo llegaron para quedarse, junto al resto de las medidas de prevención sanitaria. Nadie tiene muy en claro hasta cuándo durará la pandemia, ni cuándo se podrá decir que el mundo alcanzó la tan mentada inmunidad de rebaño. Si bien Emergencias Salud es la única comercializadora del ID NOW COVID-19 en Argentina hasta hoy, la tendencia indica que pronto se desarrollará un mercado que compita para ofrecer ese servicio.

Hay quienes recuerdan los primeros meses de la pandemia, cuando las marcas de ropa, los clubes de fútbol e incluso los partidos políticos comenzaron a fabricar sus propios barbijos con motivos especiales. Quizá, quién sabe, en el futuro cercano haya que testearse rápidamente para entrar a la cancha.