Cómo es la nueva fórmula de movilidad jubilatoria que impulsa el Gobierno

La iniciativa tiene grandes similitudes con la ley que rigió de 2009 a 2017 y ya tiene el rechazo de Juntos por el Cambio.
El Canciller - Comentarios

A horas de la llegada de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno oficializó su propuesta de movilidad de haberes “sustentable”. El proyecto será tratado por la Comisión Bicameral Mixta de Movilidad Previsional. y prevé la combinación de salarios y recaudación en partes iguales, similar a la fórmula que rigió de 2009 a 2017 (ley  26.417). Es decir, se quitaría a la inflación como una de las variables para calcular el haber jubilatorio.

Desde 2017, y con Mauricio Macri como presidente, se aplicó un cálculo distinto (ley 27426). Para Cambiemos el proyecto “es muy negativo” y advierte que le hará perder poder adquisitivo a los jubilados.

El Gobierno había suspendido en diciembre la aplicación de la ley para este año en la ley de emergencia económica, porque según los cálculos del ministro de Economía, Martín Guzmán no se podía abonar, ya que el 70% de la composición del ingreso (el otro 30% era el índice salarial) contemplaba la inflación con un aumento del costo de vida internual que alcanzaba el 55%.

Durante este año, el oficialismo optó por dar aumentos trimestrales vía decreto con el compromiso de enviar una fórmula al Congreso en seis meses, algo que recién presentó ahora.

A diferencia de la fórmula del 2017, si se aprueba la iniciativa los reajustes volverán a ser semestrales. Cada marzo, los haberes cambiarán según la suma del 50% de la variación de la recaudación de impuestos y del 50% de la evolución de los salarios formales de la economía.

La norma derogada aumentó el poder adquisitivo de los jubilados, excepto en 2014 y 2016. El Gobierno espera que suceda lo mismo con la fórmula propuesta, gracias al incremento del salario real y, fundamentalmente, a un aumento de la recaudación en 2021 por arriba de la inflación. 

Foto NA: ESTEBAN COLLAZO/PRESIDENCIA

“Una fórmula atada a la inflación no es deseable en la Argentina”, sostuvo el comunicado que emitió el ministerio de Economía, luego de una reunión con funcionarios, diputados y senadores encabezada por Guzmán para presentar la nueva formula. 

La iniciativa incluye un tope anual para los aumentos de las jubilaciones, determinado por la variación que tengan los recursos que percibe la ANSES para pagar las obligaciones del sistema previsional. Los haberes no podrán superar el crecimiento de los recursos totales del organismo (multiplicado por 1,03). También se utilizó un tope en la fórmula aplicada del 2009 al 2017.

Te recomendamos leer

La importancia de la fórmula

El comunicado sostiene que “incluir la recaudación en la fórmula permite compartir el crecimiento y, al mismo tiempo, cuidar la sustentabilidad fiscal”. “La fórmula de movilidad permitirá reducir el actual déficit previsional, dado que, si bien el salario real aumenta junto con el crecimiento económico, lo hace menos que los recursos tributarios. En este aspecto, lo importante es lograr la sustentabilidad a largo plazo del sistema”, publicó el Gobierno.

La búsqueda de un equilibrio de las cuentas fiscales es trascendental en las reuniones de los funcionarios y de los miembros del FMI. El texto publicado aclara que “lo importante es lograr la sustentabilidad a largo plazo del sistema, en el marco de una trayectoria fiscal que permita ganar espacio de política para ir generando más y mejores políticas redistributivas”.

Foto: NA/ JOSE LUIS PERRINO

La propuesta tiene una cláusula de “legislación constante”, que prevé que las modificaciones en la política tributaria o en las condiciones de acceso a los beneficios no repercutirán en las jubilaciones.

Respecto al índice salarial que se utilizará será el Ripte (la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables), porque lo consideran “es el más adecuado”. Sostienen que es “un índice transparente que no ha sido objetado judicial ni políticamente. Se construye sobre la base de registros de los trabajadores formales y sobre remuneraciones ciertas”.

El índice Ripte se implementó durante el gobierno de Mauricio Macri.  Combinaba el 70% de la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de un trimestre, con el 30% de la variación de las remuneraciones formales. Los datos se tomaban luego de seis meses y, como en 2018 y 2019 la inflación subió, llevó a un menor poder adquisitivo a los jubilados.

Foto NA: JOSE LUIS PERRINO

La reunión previa al anuncio de la fórmula en Economía, contó con la participaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el ministro de Trabajo, Claudio Moroni; la directora ejecutiva de la Anses, Fernanda Raverta, y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca.

Del Poder Legislativo estuvieron el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el titular del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, y su par del Senado, José Mayans; el presidente de la Comisión de Previsión y Seguridad Social de Diputados, Marcelo Casaretto; su colega del Senado, Daniel Lovera; el presidente la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados, Carlos Heller, y su par en el Senado, Carlos Caserio.