Armados al colegio: Trump, los docentes y las tragedias en EEUU

El Canciller - Comentarios

“Les das un bono, entonces prácticamente gratis, hiciste del colegio un target más complicado para los asesinos. Simple”. La lógica con la que piensa sus argumentos Donald Trump parece directa y simple. Sin embargo, la realidad no se ajusta a sus líneas de pensamiento.

El Presidente de los Estados Unidos continúa discutiendo distintas maneras para evitar las masacres en los colegios, sin tener que limitar la venta legal de armas. Según su teoría principal, dentro de las escuelas debería haber personal entrenado portando armas que puedan defender a los alumnos si se abre el fuego. “Si un potencial ‘asesino psicópata’ sabe que en el colegio hay muchos profesores que están preparados para disparar y lo harán instantáneamente, el loco nunca va a atacar ese lugar. Los cobardes no van a ir ahí… problema resuelto. tiene que ser ofensivo, la defensa sola no va a funcionar”, escribió en Twitter.

Según las estimaciones del POTUS, del 10 al 40 por ciento de los empleados del colegio estaría calificados para manejar armas y expresó que destinaría dinero federal para entrenarlos.

La tragedia de Parkland, en Florida, donde un adolescente de 19 años asesinó a 17 maestros y alumnos, funcionó de disparador para discutir las leyes en el marco de la venta legal de armas. El colectivo #NeverAgain, formado por víctimas y alumnos lucha principalmente por cambiar las reglamentaciones en el estado donde ocurrió. Y allí mismo, en el medio de la polémica y en contra de las intenciones de lucha, el senado de Florida está más cerca de pasar un proyecto de ley para que los maestros porten armas dentro de las escuelas.

En el estado de Ohio, más precisamente en la ciudad de Dayton, ya comenzaron los entrenamientos a un grupo de profesores y miembros de dos instituciones para confrontar a un posible tirador. Estos docentes tendrán acceso a un lugar privado dentro del establecimiento en el que encontrarán armas escondidas. El gobierno provincial les ofrece a los colegios fondos para entrenar al staff para responder ante emergencias. Pero no son los únicos.

¿Profesores armados en las aulas?

Hay más de 12 estados en el que no está prohibido el uso de armas en las personas que tienen la portación correspondiente. Solo hay seis territorios en los que no se pueden introducir armas bajo ningún concepto en un centro docente: California, el Distrito de Columbia (que es en realidad de la ciudad de Washington), Illinois, Massachusetts, New Jersey y Nueva York.

La polémica sobre la portación

En octubre de 2015, Chris Harper-Mercer asesinó a 10 personas en la Universidad de Umpqua, en Oregón, antes de suicidarse. Nadie lo frenó, pese a que el centro admite la presencia de personas con armas de fuego.

En 1999 dentro de Columbine, donde se llevó a cabo el más recordado de estos sucesos, había dos policías almorzando en la puerta del colegio cuando los dos adolescentes mataron a 12 personas. Nada pudieron hacer para evitarlo.

Mismo en el Instituto Marjorie Stoneman Douglas, donde sucedió la masacre de Parkland, había un guardia armado. La realidad supera a la imaginación.