Acorrala la Cámara Federal a Canicoba Corral por beneficiar los negocios de su esposa

El Canciller - Comentarios

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral se ve nuevamente implicado en presuntas conductas poco éticas. Luego de afrontar las acusaciones del entorno del Caballo Suárez, que decían que el juez les había pedido una coima de 500.000 dólares para liberar al sindicalista, nuevas denuncias complican su situación.

Esta vez se implica también a su esposa. Ana María Viviana Tejada fue accionista de Ipax SA entre 2009 y 2013. La empresa se dedicaba a explotar el negocio de la cobertura con plástico a las valijas que usualmente se ofrece en los aeropuertos argentinos.

En esos cuatro años, la mujer ganó millones de pesos gracias a la concesión que tenían en los Aeropuertos Argentina 2000. El mercado estaba monopolizado por una empresa italiana que no tenía competencia en el circuito local y el ingreso de Ipax generó una competencia con altos beneficios económicos.

Pero durante el último año de trabajo, el magistrado recibió en su despacho una causa por defraudación al Estado por parte de los ejecutivos de Aeropuertos Argentina 2000. Y el juez sobreseyó a los implicados dos veces. Sin embargo, la Cámara Federal marcó sus diferencias con Canicoba Corral y revocó su decisión pidiendo que el delito se investigue en el Fuero Penal Económico.

El reciente descubrimiento implica una nueva falla en el accionar ético del magistrado. Además de la acusación de pedir coimas, hay muchas consultas sobre por qué el juez ubicó a su cuñado como interventor del mismo sindicato que lideraba el Caballo Suárez, tras su encarcelamiento.