Aborto legal: rosca, fervor y conteo de votos a seis días de la sesión histórica

El Canciller - Comentarios

Cuenta regresiva para que el aborto sea legal o no en Argentina. La marea verde prepara 2 millones de personas en la calle presionando aún más que en la histórica vigilia de Diputados, como clave para cambiar la historia, mientras el poroteo de votos juega a favor de los celestes.

La estrategia a favor de la ley es que se trate un dictamen con modificaciones, que sí conseguiría los votos. Así, la ley volvería a Diputados y se trataría -y aprobaría- el 23 de agosto. Los senadores que están en contra de la ley quieren que el dictamen sea el mismo que se aprobó el 14 de junio porque no conseguiría los votos suficientes.

La luz verde esperanza está en la rosca política de Pichetto, que se puso la legalización del aborto al hombro.

La luz verde esperanza está en la rosca política de Pichetto, que se puso la legalización del aborto al hombro, porque Naidenoff debió abocarse a su familia después de la tragedia que sufrió. Otro dato de color interesante es que la ley de matrimonio igualitario también llegó a la sesión del Senado con más chances de perder que de ganar.

La sesión del 8 de agosto será más larga de lo prevista porque antes de la discusión y los votos, se deberá elegir el dictamen, después de que los senadores cayeran en tecnicismos dilatorios de interpretación de reglamento durante el último plenario.

Quienes están a favor de la ley habían presentado un dictamen que agrega modificaciones al proyecto que vino desde Diputados, pero no obtuvo las firmas necesarias.

Los cambios son: achicar el plazo de 14 a 12 semanas, incluir la objeción de conciencia institucional para el sector privado y destinar una partida presupuestaria a las provincias.

Los cambios propuestos son, entre otros, achicar el plazo de interrupción voluntaria del embarazo de 14 a 12 semanas, incluir la objeción de conciencia institucional para el sector privado y destinar una partida presupuestaria específica a las provincias.

Los senadores celestes no presentaron dictamen, relajándose en tecnicismos y dilataciones, lejos de proponer cómo “salvar las dos vidas”. Insisten en un rechazo total a la ley.

El primer debate del #8A será, entonces, si el dictamen con modificaciones que presentaron los senadores verdes será el que se tratará. Caso contrario se tratará el proyecto tal cual llegó de Diputados.