La salud de la primera dama de Estados Unidos inquieta al mundo. Hace 22 días que Melania Trump no aparece en público y los principales medios norteamericanos sospechan que tiene que ver con la intervención médica a la que fue sometida el pasado 14 de mayo. Este fin de semana, el presidente Donald Trump viajó a su residencia de descanso en Camp David pero, otra vez, su esposa no lo acompañó.

Hace tres días, Melania apareció en twitter para acallar los rumores que entonó la prensa norteamericana. "Veo que los medios trabajan más de la cuenta especulando dónde estoy y qué estoy haciendo. Estoy en la Casa Blanca con mi familia, sintiéndome muy bien y trabajando duro en los niños y la gente de Estados Unidos”, escribió a través de la red social.

La salud de Melania Trump se ha convertido en una fuente de especulación periodística después de que, el 14 de mayo, fuera operada del riñón. En ese momento, su portavoz Stephanie Grisham describió en un comunicado de prensa como "un procedimiento de embolización para tratar una afección renal benigna".

En tanto, Grisham aseguró que La intervención resultó "exitosa y no hubo complicaciones". De todos modos, Melania Trump permaneció en el hospital durante casi una semana y no fue vista en público desde entonces.

Su última aparición fue el 10 de mayo, cuando acompañó al presidente en la Base de la Fuerza Aérea Andrews para recibir a tres estadounidenses que habían sido detenidos en Corea del Norte. No obstante, ella ha hecho varias publicaciones en redes sociales desde la intervención.

En redes sociales, los usuarios desarrollan todo tipo de teorías. Algunos manifiestan que el estado de salud de la primera dama es crítica, otros que está pelada con el Presidente y, por ende, abandonó la Casa Blanca. En cualquier caso, la única información oficial es el tweet que salió de su cuenta.