Crisis ambiental argentina: marcha por la Ley de Humedales y más de 11.000 focos de incendio en el Delta del Paraná

La ausencia de una ley que proteja a los humedales se visibiliza a través de las descontroladas quemas. Qué postura toma el Ministerio de Ambiente.
El Canciller - Comentarios

Las imágenes se repiten una y otra vez. Los incendios intencionales en el Delta del Paraná continúan pese a la prohibición de quemas por 180 días. Pero no solo sucede allí, sino también en distintas islas ubicadas enfrente de Corrientes. Los responsables de los incendios buscan renovar pasturas y ampliar la actividad ganadera.

Los intereses económicos, que no tienen en miras producir de forma sustentable, se contraponen al avance de la ley de humedales, y por consiguiente, a la protección e inventario de los mismos.

Hay quemas desde febrero en el Delta, se superaron 11.000 focos de incendio y solo en julio hubo más de 6.000. Esto demuestra que se aceleran y queda mucho por quemarse”, explica el coordinador de la campaña de humedales de Greenpeace, Leonel Mingo. Y recalca: “Estos incendios no se producen solo este año, pasa todos los años desde hace décadas”.

El sábado, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, estuvo en la zona de los incendios del Delta del Paraná junto a los brigadistas. La cartera se presentó como querellante en la causa que investiga las quemas. 

El fiscal federal de Victoria, Carlos García Escalada, pidió la detención de los propietarios de los campos donde se producen los incendios, en la zona de islas frente a la costa de Rosario.

Según Mingo, la particularidad de este año es que es “súper seco”, como consecuencia de la bajada del río y el avance del cambio climático. “El Estado no puede controlar los fuegos acá ni en el resto del mundo, pero sí tiene la culpa en no prevenirlos en todo el país, dado que no hay una ley que proteja a los humedales”, sostiene.

¿La ley de humedales para cuando?

Este miércoles hubo una reunión informativa de la comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de Diputados. De la misma participaron científicos y referentes ambientales para analizar una futura ley nacional de humedales.

En 2016, la comunidad científica argentina llegó a una definición consensuada sobre lo que es un humedal: “Un ambiente en el cual la presencia temporaria o permanente de agua superficial o subsuperficial causa flujos biogeoquímicos propios y diferentes a los ambientes terrestres y acuáticos“.

La agrupación Ley de Humedales Ya piden el cese de la quema de pastizales en el Delta. Foto: NA.

En Argentina el área con humedales alcanza los 600.000 km2, esto representa un 21,5% del territorio nacional, según estudios de la Fundación Humedales.

La importancia de proteger a los humedales gira en torno a los beneficios que dan: ayudan a evitar inundaciones, purifican el agua y retienen gases de efecto invernadero.

Si los humedales generan efectos positivos en el medio ambiente, entonces ¿porqué no se sanciona una ley? El interés económico parece detenerla.

Los incendios afectan a Rosario. Foto NA.

En el Senado, dos proyectos de ley obtuvieron la media sanción, pero no se convirtieron en ley con la aprobación en la Cámara de Diputados. Actualmente, existen seis propuestas en el Congreso y muchas organizaciones ambientales que impulsan la sanción.

“La ausencia de una ley hace que siga habiendo fuego en el Delta y que los sectores inmobiliarias crezcan en la provincia de Buenos Aires”, apunta el coordinador de la campaña de humedales de Greenpeace en diálogo con El Canciller.

Te recomendamos leer

Requisitos de la futura ley

El proyecto de ley de humedales debe prever cuatro cuestiones “para ser serio”, según Mingo, máster en Gestión y Ciencia de Recursos Hídricos de la Universidad de Salamanca, España.

  1. El inventario debe hacerse bajo criterios nacionales y que las provincias los adopten. “Si dejas a potestad de las provincias, deciden lo que quieren y genera problemas como sucedió con la ley de bosques”, afirma.
  2. El inventario debe hacerse rápido porque sino no se pueden proteger a los humedales al no saber lo que es. En esta cuestión, Mingo ejemplifica con lo sucedido en la ley de glaciares: “La norma se sancionó en 2010 y tardo nueve años en hacerse el inventario”.
  3. El complemento del inventario es una moratoria. Esto implica que hasta no definir con exactitud cuáles son los humedales no se pueden destruir, además deben establecer qué actividades se pueden realizar en esos lugares y con qué intensidad. Mingo aclara que “además sirve como incentivo para que el inventario se haga rápido”.
  4. El proyecto debe prever una figura del delito penal para el caso de destrucción. “La persona debe ir presa y pagar una multa ejemplificadora, la cual le debe doler realmente”, destaca.
Foto: ONG Humedales.

Un punto a resaltar: los humedales son refugio de flora y fauna, como las aves acuáticas, peces, anfibios, reptiles y mamíferos.

“Cuando se habla de incendios en bosques y humedales, se piensa en los árboles y las plantas. Pero al prenderse fuego también se quema la fauna y la flora. El Delta del Paraná es rico en cuanto a los animales, hay de todos los tipos”, dice el coordinador de la campaña de humedales de Greenpeace. 

La ONG participó el martes en la reunión del Senado que analiza el proyecto que versa sobre islas y humedales. Mientras que este jueves también se sumará a la reunión informativa de la Cámara de Diputados.

Federovisky: “Se deben promover las actividades productivas sustentables que no nos vuelvan a poner el día antes de la pandemia”

El viceministro de Ambiente de la Nación, Sergio Federovisky, auto define su carrera profesional como de “ecléctica”. Es biólogo y periodista ambiental. Ganó dos Martín Fierro por el programa “Ambiente y Medio” que se emitía por la TV Pública.

Pasó de la pantalla a la función pública (nuevamente). Ya ocupó el cargo de Secretario de Ambiente de la localidad de La Plata.

“Hace muchos años lo ayudo a Sergio Massa en cuestiones ambientales, y entendí que era el momento de comprometerme en el desarrollo de políticas públicas en materia ambiental”, dice Federovisky en diálogo con El Canciller. Y aclara:  “No me quedaban motivos para no estar acá”.

– Quemas en el Delta del Paraná

“La Justicia investiga los incendios, pero no ha tenido la mayor velocidad, pese a la existencia de instrumentos tecnológicos que pueden identificar al dueño de un campo a través de imágenes satelitales”, dice Federovisky.

Sobre la postura que tomó el Ministerio, el viceministro explica que “se presentó como querellante y ofreció pruebas”.

Destaca que además de la presencia de los brigadistas en la zona de las quemas, “es importante la presencia del Ministerio, ya que demuestra nuestro compromiso“. Y remata: “Hay que ponerle el cuerpo a la causa”.

– Ley de humedales

“La sanción de la ley de humedales es una responsabilidad del Poder Legislativo. Por nuestra parte, tenemos toda la decisión de acompañar y que la norma que surja tenga instrumentos concretos para castigar los incendios, frenar la especulación inmobiliaria y tener el inventario de humedales“, aclara.

Para el biólogo, la ley fue muy bastardeada. “En febrero de 2016, Mauricio Macri hizo un acto en Pilar anunciando su aprobación, pocos meses después perdió estado parlamentario. Eso fue un compromiso impostado”.

– Pospandemia sustentable

El viceministro considera que la clave está “en contar con normas que ayuden a desarrollar políticas sustentables”.

Frente a la crisis ambiental nacional, Federovisky sostiene que para salir de la pandemia se deben “promover las actividades productivas sustentables que no nos vuelvan a poner el día antes de la pandemia”.  Hace hincapié en que no se pueden dictar “políticas arrasadoras contra el ambiente, ya que la mejora del medio ambiente va de la mano de las actividades respetuosas de él”.

Te recomendamos leer

Corrientes: la provincia con más humedales

Otra de las provincias con quemas de humedales es Corrientes. “Es la provincia con más humedales del país”, explica Nicolás Duarte, miembro de la ONG “Correntinos contra el Cambio Climático”. Por la gran presencia de humedales, Duarte explica que “es muy importante la federalización del debate de la ley”. Esta tarde, la organización participará de la reunión en Diputados.

Desde la ONG instalaron la cuestión del cambio climática en la provincia y plantean temas que afectan a los correntinos. “Estos tópicos no estaban instalados en la agenda política”, sostiene. Por eso, realizan actividades de concientización y generan propuestas legislativas.

Foto tomada en la Esquina, Corrientes.

El sábado nos avisaron que habían quemas en una isla frente a la localidad de Esquina y también en unas zonas aisladas. Como es tan extenso el río no hay control ni información”, dice Duarte. Y agrega: “Los incendios son intencionales para expandir la ganadería, ya que la mayoría de las islas sirven para ganadería y envían allí los animales”.

A su vez, Duarte sostiene que “la bajante del río es la peor en los últimos 50 años, la cual tiene relación directa con el cambio climático”.

La ONG reclama declarar la emergencia climática y ambiental del río Paraná. “Desde febrero, hay una gran bajada, cada vez más pronunciada y recién en noviembre no vuelve a su caudal normal. Esto se agrava por las quemas”, explica el joven en diálogo con El Canciller. Y dice: “Además se habilita la pesca comercial sin control sobre el extractivismo. Se puede hacer de manera controlada, pero nadie lo respeta”.

Foto tomada anoche en Esquina, Corrientes.

Hace dos años atrás, hubo una gran inundación en Corrientes. “Los sectores más vulnerables sufren la creciente y bajante porque viven a orillas del río”, explica Duarte.

El joven sostiene que la única actividad sustentable en humedales es el turismo: “El resto de las actividades económicas no son sustentables”. Aunque aclara que nadie está en contra de la producción al contrario, debe ser sustentable. “Los políticos se dedican a la ganadería. Hay mucho poder económico ligado a este tipo de producciones“, cierra.