Anuncia el Gobierno en La Nación un cambio en la coparticipación para negociar con las provincias

El Canciller - Comentarios

En una semana de conflicto interno, con varias reuniones de la mesa chica y una grieta en el círculo íntimo de Macri, una noticia trae a la discusión un tradicional tema político que podría generar un revés en la futura alianza con los gobernadores peronistas.

Ayer la noticia del día fue la cumbre en Olivos en la que María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y Rogelio Frigerio iban a discutir las diferencias que tiene sobre la estrategia del gobierno con Marcos Peña y Nicolás Dujovne. Principalmente, la intención del jefe de Gobierno de traspasar subsidios a la provincia y el acuerdo ¿o no? con el peronismo dialoguista.

Poco se supo de lo negociado puertas adentro, pero sorpresivamente hoy se conoció la noticia de que el Gobierno estaría planificando presentar un proyecto de ley para modificar el sistema de coparticipación.

Según informa La Nación, el Ministerio del Interior de Frigerio viene trabajando sobre este tema desde enero de 2016 pero, en las últimas semanas, habrían avanzado en su desarrollo. Ante la negativa de Peña y Dujovne de aliarse con los gobernadores opositores para aprobar el Presupuesto 2019 con una meta fiscal del 1,3% del PBI -como exige el FMI-, esta noticia resulta un arma tentadora para negociar.

La forma de dividir sería sobre las “capacidades fiscales y necesidades de gasto”.

Por ejemplo, la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires recibiría el traspaso de subsidios pero sería beneficiada a largo plazo por esta modificación. Así también lo serían Mendoza, Salta y Chubut, mientras que Santa Fé, Córdoba y Entre Ríos deberán ceder ingresos, de ser aprobado el arreglo.

La idea sería que antes de fin de año el proyecto ingrese al Congreso para ser consensuado pero la aplicación llevaría entre cuatro o cinco años. Se trataría de una posibilidad para los gobernadores de cambiar la matriz de distribución de impuestos, sin quedar comprometidos en su gestión, informaron desde la Rosada a La Nación.

La modificación trabajaría sobre la base de que, para 2020, esperan que el total de los recursos del país esté repartido 50% en manos del gobierno nacional y 50% en las provincias.

Sobre la mitad que se reparte en el interior del país, se buscaría que la forma de dividir sea sobre las “capacidades fiscales y necesidades de gasto”. Sería modificar la ecuación que se utiliza ahora y generar una base imponible propia de cada jurisdicción considerando los diferentes tipos y niveles de actividad y desarrollo que tienen. A todas se les exigiría el mismo esfuerzo fiscal, dado la base imponible de cada una. Se tendría en cuenta también la prestación de servicios públicos ya que necesitan los recursos suficientes para solventarlos.