Vuelta al mundo: busca Macri que Tillerson abra la puerta del comercio bilateral con Estados Unidos

El Canciller - Comentarios

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, llegó a la Argentina este domingo con el fin de continuar las negociaciones bilaterales entre los dos países. Unos días atrás, en un discurso que dio en la Universidad de Texas, el segundo de Donald Trump elogió las políticas económicas llevadas adelante por el presidente argentino, Mauricio Macri.

Esta mañana, Tillerson se reunirá con el presidente Mauricio Macri. Ayer, el secretario de Estado norteamericano se reunió con el Canciller argentino, Jorge Faurie. Según detalló el comunicado de prensa que envió Presidencia, los funcionarios ratificaron el rumbo positivo de la relación bilateral entre ambos países.

Sobre la situación de Venezuela, Faurie enfatizó: “La posición de la Argentina, desde el inicio de la gestión del Presidente Macri es absolutamente clara. Nosotros no reconocemos el proceso político y la deriva autoritaria que ha tenido Venezuela, y no reconocemos la existencia de la Asamblea Constituyente”.

Faurie: “Conversamos sobre distintos temas de nuestra relación bilateral, en lo político, económico, la situación regional, y las visiones que compartimos”



Este lunes, el presidente argentino busca ganar terreno en el comercio internacional luego de una gira por Europa que no parece haber satisfecho lo que se buscaba: atraer inversiones extranjeras y cerrar un acuerdo de comercio entre la UE y el Mercosur (pese a que, al parecer, este pacto se cerrará pronto).

Desde la asunción de Trump como presidente, la relación entre los dos países ha sufrido de altibajos. El mandatario norteamericano no escatimó elogios cada vez que se cruzó con Macri, sin embargo, esos dichos no siempre tuvieron su correlato en el comercio exterior entre ambos países.

El caso más emblemático es el de los limones argentinos, que fueron trabados en los primeros meses de Trump y que Macri sacó a colación en su visita a Estados Unidos. “Yo le voy a hablar de Corea del Norte, él me va a hablar de limones”,  había dicho el republicano en los días previos a la reunión con el líder de Cambiemos. Varios meses más tarde, Macri nombró en la embajada de EE. UU. a Fernando Oris de Roa, una de las cabezas de la exportadora San Miguel de Tucumán, para terminar de encausar el conflicto. “Lemons, lemons”, bromeó Trump el día que el argentino se presentó ante él.

Ahora, Argentina busca mejorar las condiciones para la exportación de gas biodiesel, sobre las que actualmente rigen aranceles norteamericanos de hasta el 72 por ciento. Estas cargas debían ser provisorias, pero el tiempo las volvió definitivas. El Secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, aseguró que “las relaciones con Argentina están en un nuevo pico histórico” y que está “tratando” de que se logre un acuerdo por el biodiesel, aunque las negociaciones son “muy complicadas”.

“Es un tema muy complicado para ambas partes y estoy tratando de que se pueda llegar a un acuerdo; veremos”