Violencia de género durante la cuarentena: 36 femicidios y más de 330 consultas diarias

En lo que va del año hubo 100 asesinatos a mujeres y a personas LGBTI+ por cuestiones de género. Qué pasa con los violadores que están siendo excarcelados.
El Canciller - Comentarios

Desde que empezó la cuarentena, el 20 de marzo, hasta el 30 de abril se cometieron 36 femicidios, según la Casa del Encuentro y el Observatorio Mumala. A su vez, el organismo relevó que entre el 1° de enero y el 30 de abril, hubo 100 femicidios: uno cada 29 horas.

Ante el encierro, el Gobierno dispuso la línea +54 9 11 2771-6463 en WhatsApp para asistir a mujeres y personas LGBTI+ víctimas de violencia de género. Al enviar la palabra “hola” se activa un procedimiento para que el personal interdisciplinario analice los riesgos y las guíen mediante un protocolo. La línea funciona de lunes a lunes, las 24 horas del día.

Al dictarse la cuarentena, el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad se contactó con Facebook para crear esta línea de asistencia que permite distintas conversaciones privadas y silenciosas con las víctimas. Ya que las denuncias, en muchos casos, viven con su agresor es más fácil el contacto por el chat que a través de un llamado telefónico al 144.

También se implementó que las personas en situación de violencia, que viven con el agresor, pidan un barbijo rojo en las farmacias. Esa solicitud hará que el personal las contacte con la línea 144. “Las medidas para pedir asistencia están pensados para los residentes de la Ciudad, ya que hay lugares en los que no hay una farmacia a la vuelta de su casa, sino a 35 kilómetros“, señala en diálogo con El Canciller, María José Corvalán, integrante de la Comisión de Comunicación de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal.

Asimismo la periodista sostiene que muchas mujeres “no tienen televisión ni Internet”, por eso no conocen la campaña del barbijo rojo. “Tanto las víctimas como los farmacéuticos no se enteran de ese plan en pueblos en donde ni siquiera hay señal”, afirma.

Otras medidas

Hasta el momento no se acogió a ninguna víctima en los hoteles que los sindicatos pusieron a disposición para estos casos. También funcionan los refugios y hogares, que son lugares de alojamiento, recuperación y atención a las víctimas de violencia doméstica y/o sexual. Allí viven mujeres y sus hijos que sufrieron o sufren ese tipo de violencia.

A su vez, la titular de la cartera de Mujeres, Elizabeth Gómez Alcorta, y el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, acordaron incluir en el programa “Potenciar Trabajo” a mujeres y personas LGBTI+ que son víctimas de violencia de género.

El plan está destinado a personas de 40 años o más, desocupadas y con experiencia en un oficio. A través del mismo se brindan maquinarias y herramientas para poner en marcha emprendimientos en los rubros de construcción, carpintería, herrería, gomería, gastronomía, textil, calzado y jardinería. Durante 120 días, la persona debe donar el 20% de su producción u 8 horas mensuales de trabajo, a una institución sin fines de lucro.

Liberación de presos

“La decisión de liberar a los presos no apunta a resguardar a las mujeres”, sostiene Corvalán. Y agrega: “No nos olvidemos que la Ley Micaela (capacitación en perspectiva de género) surge por el femicidio cometido por Sebastián Wagner, un preso al que le habían otorgado la libertad”.

En medio de la pandemia del coronavirus, la Justicia le otorgó la prisión domiciliaria por problemas de salud a Miguel Ángel Holotte. El hombre está condenado a seis años de prisión por abuso sexual y por promover la corrupción de menores. Los jueces ordenaron que se lo controle con un dispositivo electrónico para evitar su fuga.

También se liberó a otro violador: Jorge Lucero, condenado a 11 años y 9 meses por abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo. Recién en seis años finalizaría su pena. Asimismo, Pedro Olmos fue excarcelado y volvió al barrio en el que atacó a su víctima.

En septiembre de 2019, Olmos fue detenido luego de estar prófugo durante cinco meses. La Cámara de Casación Penal bonaerense otorgó el arresto domiciliario porque es mayor de 65 años, padece osteoporisis e hipertensión. 

En principio, las excarcelaciones son para imputados o condenados por delitos leves. Si un preso por un delito grave solicita la libertad, los jueces deben analizar las particularidades del caso.

Por su parte, Raúl Zaffaronni, ex juez de la Corte Suprema, explicó que “nadie habla de soltar a violadores y homicidas”. Asimismo, la directora ejecutiva del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, Natalia Gherardi sostiene: “Después nos sorprendemos cuando vemos que las mujeres llaman al 144 pero no denuncian en la Justicia. ¿Para qué? Si claramente con proceso o con condena el mensaje que da la Justicia es que no sirve denunciar”.

¿Se puede ir a denunciar pese al aislamiento?

La resolución 15/2020 publicada en el Boletín Oficial aclara que las mujeres o personas de la comunidad LGBTI+ tienen permitido trasladarse para denunciar hechos de violencia. Alrededor de la norma surgieron dudas si el permiso especial era desde ese momento (4 de abril) o desde el comienzo de la cuarentena.

Parecía que las víctimas no estaban exceptuadas de la prohibición de circular antes de la resolución. Sin embargo, desde que se dictó el aislamiento obligatorio fueron incluidas en los supuestos de fuerza mayor.

Línea 144

La línea 144 (nacional, gratuita y anónima) de asistencia a las víctimas de violencia de género cuenta con un equipo de profesionales que va desde abogados hasta asistentes sociales, y ahora sumó psicólogos para dar contención ante el encierro. Atiende las 24 horas, todos los días del año.

Del 20 de marzo al 20 de abril, las consultas por violencia de género aumentaron un 40% en relación al mes previo al aislamiento. Las cifras las expuso la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta ante la Comisión de Mujeres y Diversidad de la Cámara de Diputados.

El aumento de llamadas para pedir asistencia no implica necesariamente que las denuncias por hechos de violencia doméstica hayan aumentado en la misma proporción (40%).

Las consultas por violencia de género son en promedio 334 por día. Aunque a veces se reciben vinculadas a otros temas, como cuando se anunció el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), el 97 % de las llamadas son por violencia doméstica.

Además de la línea 144 que es para todo el país, la Ciudad tiene la suya: 0800-666-8537. A su vez, el Ministerio Pública Fiscal (MPF) porteño cuenta con una línea para recibir denuncias (no asistencia) al 0800-33-347225 (FISCAL), desde la app de Denuncias del MPF de CABA, en la web mpfciudad.gob.ar y por mail [email protected].

El rol de la Justicia

El único registro de información, oficial y nacional del país es el de la Corte Suprema. Los datos surgen de las causas judiciales, tanto de femicidios como de muertes dudosas, ya que también analiza las investigaciones de suicidios. A su vez, la información proviene de todas las jurisdicciones de la Argentina.

Por otra parte, la Oficina de la Mujer (OM) confeccionó una guía de recursos y medidas decididas por los Poderes Judiciales para atender casos de violencia doméstica y de género en todo el país durante el aislamiento. Todas las OM del país participaron en la recopilación de información.

Además de la OM, el máximo tribunal tiene bajo su órbita la Oficina de Violencia Doméstica (OVD). Atiende las 24 horas, todos los días de la semana y está ubicada en Lavalle 1250 de la Ciudad de Buenos Aires. Allí también se pueden denunciar hechos de violencia.

Desde el día que se decretó la cuarentena (20 de marzo) al 9 de abril, los equipos interdisciplinarios de la oficina atendieron a más de 100 personas por denuncias.

En 2019 hubo récord de demanda de atención. El organismo recibió 12.457 casos, un 7 % más que en 2018.

El presidente de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional, Marcelo Gallo Tagle en diálogo con El Canciller expresó que “la mayor preocupación de los juzgados de familia son los casos de violencia durante la cuarentena”, debido a que en los períodos de receso aumentan las denuncias.

Fiscalías y Defensorías

Por su parte, la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM) armó recomendaciones para los fiscales ante la denuncia o aviso de casos de violencia de género durante el aislamiento.

La policía debe ir lo más rápido posible al lugar en donde se encuentra la víctima para hacer que la situación cese y sacar al agresor de ahí. Si el denunciado integra alguna fuerza policial o de seguridad, se le debe dar intervención a otra fuerza.

Por su parte, la Comisión de Género de la Defensoría General de la Nación lanzó la campaña #NoEstásSola con el fin de difundir herramientas para las víctimas de violencia de género.