De a poco los hechos de violencia simbólica ya no son naturalizados. Es que, frente a la inacción de la justicia, son muchas las jóvenes que denuncian ataques violentos y misógenos en las redes sociales.

Un hecho puntual alertó a diversas chicas por instagram. Dada la inacción de los canales institucionales, muchas veces las jóvenes deciden alertar en sus grupos de whatsupp o redes sociales.

En estos días la imagen dio vueltas en cuentas y todas organizadas funcionaron en modo “alerta” frente una denuncia de violación.

 “Un pibe de jet invitó a una amiga a cenar en Puerto Madero” pero, cuando la joven lo esperaba afuera de la UADE, donde cursa una carrera,  el atacante la citó en un departamento en Puerto Madero”. A partir de ahí el relato se vuelve aún más dramático.

“La cago a palos mal, le pegó un adoquín en la cabeza, la violó y la quiso matar, ella saltó por un balcón” cuentan sus amigas más cercanas.

“Entonces la hermana la fue a buscar y la vio en el balcón y llamó a los bomberos, los vecinos pensaban que se quería suicidar”.

Las denuncias que circularon y se viralizaron apuntaron al usuario @rorrrrrito, según varias denunciantes, el joven tiene contactos muy cercanos en el poder judicial por lo que no fue ni siquiera demorado.

Frente a la difusión y repercusión que tuvo el relato, varias jóvenes salieron a contar situaciones que vivieron de manera similar, todas coincidieron en algo, los hechos de violencia y la necesidad de no callarse más