Viajeros que llegan, desobediencia y la variante Delta que crece: el Gobierno ¿se replantea? el límite de cupos

Migraciones denunció el incumplimiento de la cuarentena en un viajero, mientras la Provincia dispuso duras sanciones económicas.
El Canciller - Comentarios

Cuando la Casa Rosada decidió limitar el ingreso al país de los viajeros que provenían desde el exterior llovieron críticas, denuncias y pedidos de habeas corpus de la oposición. Luego amplió a cuentagotas el cupo. Pero hoy la variante Delta es una realidad preocupante: el Ministerio de Salud ya detectó 15 casos con esta nueva cepa y el miedo a que se desparrame está más latente que nunca. Aunque ni el Gobierno ni la sociedad soportarían mayores restricciones.

Los funcionarios nacionales creen que el control sobre los viajeros que arriban desde el exterior es la única manera de evitar que la variante Delta empiece a propagarse. En esa línea, la Dirección Nacional de Migraciones hizo una denuncia penal contra una persona domiciliada en la ciudad de Buenos Aires, proveniente de Miami, que dio positivo con esta nueva cepa y que no cumplió el aislamiento correspondiente.

Con las consecuencias a la vista, la administración central valida su teoría negativa sobre los varados.

Migraciones relevó a un total de 4.700 personas que volvieron del exterior. Con ese estudio, el gobierno nacional detectó que el incumplimiento en la Ciudad es de un 30% y en la provincia de Buenos Aires, de un 17%. El jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, especificó que 5 de 42 viajeros que regresaron a la Provincia incumplieron con la cuarentena. El ministro coordinador advirtió que en el territorio bonaerense “no hay lugar para la anarquía”. Y alertó que se apelará a la disposición que permite aplicar multas de hasta 4,3 millones de pesos para quienes desobedezcan las medidas.

Axel Kicillof, por su parte, sostuvo que cuando la nueva cepa de coronavirus tenga circulación comunitaria en Argentina “va a ser culpa de los que la traen de afuera y no cumplen la normativa”.

“La variante Delta es de una capacidad de contagio mucho mayor a la que hasta ahora conocimos. Tenemos que demorar a toda costa su ingreso. El que no lo entiende, pone en peligro a todos”, enfatizó el gobernador bonaerense.

Ampliación de cupos y ¿disconformidad?

El gobierno nacional, a través de un nuevo decreto, amplió de manera gradual el cupo de argentinos y residentes que pueden ingresar al país vía aérea. Para la semana del 10 al 16 de julio, se estableció que por día entren 742 personas. Para la del 17 al 23 de julio, serán 900 los viajeros que diariamente podrán volver a pisar suelo argentino. Y, desde el 24 al 6 de agosto, tendrán libertad para hacerlo 1.000 cada 24 horas.

Ante la presión de los que están afuera y quieren volver, sumado al foco que pone la oposición en los varados, el Gobierno libró un permiso con el que ahora se muestra preocupado producto del avance de la variante Delta.

Como se dice popularmente, tendió la mano y le tomaron el codo. El incumplimiento del aislamiento por parte de los viajeros que llegan desde el exterior molesta en Balcarce 50, donde se replantearían una marcha atrás con los cupos si el desacato creciera.