“Vamos a volver”: con críticas a Macri, se suma Maradona a la campaña electoral de Cristina

El Canciller - Comentarios

Férreo opositor de Mauricio Macri y extremadamente crítico de su gestión, Diego Maradona ya se metió en la campaña electoral de 2019 con reiteradas muestras de apoyo al peronismo, en general, y a Cristina Fernández de Kirchner, en particular.

La mala relación de Diego Maradona y Mauricio Macri se remonta a las épocas en las que uno transitaba sus últimos pasos como futbolista y el otro recién iniciaba su camino como dirigente político.

Ahora, más de 20 años después, el ex futbolista se encarga de defenestrar al presidente de Argentina cada vez que puede. Crítico de su gestión como máximo mandatario nacional, de su insensibilidad social y de sus orígenes como hijo de multimillonario, aprovecha cada oportunidad para disparar contra él.

Diego, en cambio, se encuentra en las antípodas: es un referente popular e inequívoco símbolo de las clases marginadas. Es más, siempre se mostró desafiante del poder, es el rol que mejor le sienta.

Íntimo amigo de Hugo Chávez y Fidel Castro, también estableció una relación muy cercana con Néstor Kirchner, Cristina Fernández, Evo Morales, Lula Da Silva, Dilma Rousseff y Rafael Correa, los principales exponentes del progresismo en Latinoamérica.

Resultado de imagen para diego hugo chavez

Sin embargo, desde que el eje político de la región viró hacia la derecha, Maradona se mostró cada vez más desafiante a los gobiernos neoliberales que conducen los países del Mercosur.

En sus últimas apariciones públicas, en medio de rumores de alejamiento del club que dirige, Dorados de Sinaloa, y las visitas programadas a la Clínica Olivos para controles e intervenciones gástricas, exhibió su costado más kirchnerista.

“¡Vamos a volver!”, aseguró junto a su último video que publicó en Instagram, tan solo un días después de etiquetarse como “peronista hasta los huevos“.

Incluso, en los primeros días del año, Diego Maradona expresó que quería que “Argentina cambie” y pueda “comer”, y hasta se animó a confesar cuál es uno de sus deseos para 2019: “Lo único que le pido a Dios es que se vaya Macri”.