Vacunada contra el Covid, en primera persona: la experiencia de una médica infectóloga que recibió la Sputnik V

Desde este miércoles, la segunda dosis de la vacuna rusa es aplicada a los profesionales de la salud.
El Canciller - Comentarios

La llegada de la vacuna rusa al país devolvió la esperanza de que pronto finalizará la pandemia. La campaña de vacunación nacional permite que la aplicación sea voluntaria en toda la población. A días de que lleguen más dosis de la Sputnik V y con el comienzo de la aplicación de la segunda dosis en los profesionales de la salud, la médica infectóloga Jimena Suárez relata cómo fue su experiencia con la vacuna.

“Sabía que cuando llegara una vacuna apta me la iba a querer dar”, explica la médica del Hospital Iriarte, ubicado en Quilmes, provincia de Buenos Aires. Antes de recibir la primera dosis se informó para saber cómo era la vacuna, aunque nunca dudó en recibir una vacuna contra el coronavirus.

La ANMAT recomendó la aplicación de la Sputnik V para los mayores de 60 años. Foto NA: JUAN VARGAS

La infectóloga decidió aplicarse la Sputnik V porque “como el resto de las otras vacunas que se administran para el coronavirus en el mundo, pasó las pruebas de seguridad y eficacia que se requieren para autorizar su uso”.  Durante el último año esperó que apareciera una vacuna, dado que es “la herramienta” que ayudará a frenar la enfermedad.

Califica de “esperanza” el haber recibido la vacuna. “Fue un año muy complicado y de mucho trabajo en equipo. Desde lo profesional fue muy intenso, sin descansos, expuestos al riesgo diariamente y con compañeros enfermos (me incluyo) y otros fallecidos”, reflexiona. Y agrega: “A eso se le sumó estar lejos de la familia y los seres queridos, no poder contar con esos abrazos y tener que conformarse con la virtualidad”.

Una enfermera posa con la vacuna rusa en el Hospital Eva Perón en Lanús. FOTO NA: MARIANO SANCHEZ

Durante el momento previo y posterior a la vacunación pensó mucho sobre cómo se iba a sentir. “La noche en que recibí la dosis 1 tuve un poco de cefalea (dolor de cabeza) y mialgias (dolor muscular) que duró un rato y cedió con paracetamol como me habían advertido”, explica.

Ahora espera que pasen los 21 días para poder aplicarse la segunda dosis de la primera vacuna en el mundo. La infectóloga advierte sobre la importancia de la inoculación: “La vacunación, junto con el acceso al agua potable y el lavado de manos, es la medida que más vidas salvó históricamente en lo que respecta a Salud Pública, por eso, la población debería vacunarse”.