Vacaciones seguras: ¿Qué requisitos deben cumplir los alojamientos?

La pandemia plantea nuevos estándares de inversión, servicios y protocolos sanitarios para quienes abren sus puertas a los turistas que viajan en busca de placer y seguridad.
El Canciller - Comentarios

Esta temporada de verano, los protocolos son los protagonistas. En cada destino, los complejos hoteleros y de departamentos, los balnearios, restaurantes y cafés, debieron adaptar sus estructuras y potenciar sus políticas de seguridad para llevar tranquilidad a los veraneantes.

Así, mientras el uso de barbijos y la distancia social son la regla, también lo son los protocolos de sanitización para prevenir los contagios y poder descansar tranquilos pese a la pandemia.

En destinos como Cariló, donde la posibilidad natural de la vida outdoor en el bosque y la playa son -sin duda- un plus, los operadores turísticos sumaron medidas, inversión y tecnología para garantizar unas vacaciones seguras y crecer después de un año complicado para el turismo en todo el país y a nivel global.

“Al principio fue complicado porque hasta último momento no tuvimos el protocolo de la Provincia con los parámetros concretos. Eso nos obligó a tomar algunas decisiones medio drásticas que después fuimos adaptando”, explica Joaquín Bustillo, de Celtis Cariló, la administradora de edificios referente en la zona, que cuenta con 190 unidades en nueve edificios distribuidos entre la primera línea de playa y la espesura del bosque.

A diferencia de otros años, este verano, las preguntas de los huéspedes giran en torno a cómo se limpian los departamentos y cómo se maneja Cariló en general respecto a la pandemia.

Las piletas de Celtis Cariló están abiertas bajo estrictos protocolos y con cupos limitados de personas.

“Esta temporada, por ejemplo, los espacios comunes no se utilizan y la gente lo toma bien, tampoco nos los piden. Normalmente tenemos gimnasio, sauna, jacuzzi, salas de juegos para chicos, masajes, pero este año está todo cerrado”, dice Bustillo. En lo que refiere a limpieza, al momento de ingresar, los departamentos están desinfectados por vaporización, con una tecnología que funciona a través de microgotas. Los huéspedes utilizan el lugar durante toda la estadía (que puede ir de una semana a una quincena) y, una vez que se retiran, se remueven todos los textiles y se envían al lavadero en bolsas individuales.

“Esa misma noche, una empresa tercerizada se encarga de la desinfección y al día siguiente, por la mañana, limpiamos todo otra vez. Una vez cumplido el procedimiento, el departamento queda listo para el próximo pasajero. Así, transcurren 24 horas entre uno y otro, y la empresa que hace la desinfección nos entrega un certificado”, explica Bustillo. Los departamentos, además, se limpian cada tres días, por turnos, en horarios convenidos, donde no debe haber nadie dentro del lugar. Entre otras disposiciones, a los ascensores sólo se permite el acceso del grupo familiar en cada uso y estimulan los pagos bancarizados por depósito o transferencia en forma anticipada, para que los visitantes tengan la menor exposición durante la estadía.

Las instalaciones y accesorios de playa son desinfectados luego de cada uso diario.

En las playas, el distanciamiento social es la estrella. Cada familia o grupo cuenta con su propia sombrilla y reposeras, que una vez que dejan la playa son desinfectadas. En las piletas de los edificios funciona la misma lógica, donde se apela a la responsabilidad de todos y al distanciamiento social. En algunos edificios, los consorcios establecen turnos para usarlas, con cupos de hasta cinco familias.

En Cariló, como en otros destinos de la costa está todo abierto y quienes ya están allí cuentan que el respeto por los protocolos es visible. “La gente es muy respetuosa, todos salen con barbijo. Nos consultan mucho también por el tema de las compras, si se pueden hacer online y si los supermercados se las llevan, cosa que sí sucede. Hay mucho interés por saber cómo se maneja todo”, culmina Bustillo.

Dónde alojarse 

Plan familiar: los departamentos ofrecen confort, seguridad y acceso al mar sin incómodos traslados.

Balcón al mar

Sea View (sobre la playa y con vista al mar). Sea Breeze (con amplios balcones sobre el océano), Edificio Playas, Sea Point y Torres de Mar (incluyen servicio de playa con sombrilla, sillas y reposeras).

Vizion Suites y Sea Point (ubicados a escasos 50 metros del acceso a la playa). Ayres de Mar (sobre la línea del mar). AguaCalma (su gran atractivo es la pileta en medio del bosque y rodeada de pinos) y Boreas están inmersos en el bosque, frente al centro comercial.

– Más información

 www.celtiscarilo.com.ar

– Contacto y reservas

Teléfono: (02254) 570 600/570 900

Mail: [email protected]

Instagram: @celtis_carilo