USD 1.300 millones: el salvavidas del Gobierno para las provincias con bonos reperfilados

El oficialismo comprará las letras de corto plazo que están en manos de las provincias. Por la baja cantidad de reservas, habrá limitaciones para el giro de dólares.


El Canciller - Comentarios

El reperfilamiento de la deuda de corto plazo iniciado por el oficialismo agravó la situación financiera de las provincias. Los gobernadores, que ya habían denunciado la caída de ingresos que produjo la reducción de impuestos coparticipables, manifestaron en los últimos días serias dificultades para afrontar los gastos corrientes y los pasivos en dólares que vencen en las próximas semanas. Por este motivo, el Gobierno creó este miércoles -a través del ministerio de Hacienda- el “Programa de Asistencia para la Recomposición Financiera”.

“Dado que varias provincias habían invertido excedentes financieros temporales en letras de corto plazo, se creyó conveniente crear el mencionado programa para solucionar los potenciales problemas financieros que el mencionado Decreto 596/19 pueda haber producido en el normal desenvolvimiento de las finanzas provinciales”, comunicaron desde Hacienda.

El decreto fue publicado en el Boletín Oficial. Su objetivo es asistir financieramente a las provincias que tienen bonos del gobierno que entraron en el reperfilamiento de la deuda de corto plazo. Fuentes del ministerio de Hacienda aseguraron a El Canciller que la resolución afectará a nueve provincias: PBA, San Juan, Mendoza, CABA, Río Negro, Salta, Formosa, Santa Fe, Catamarca y La Rioja. “El programa es para las provincias a las que le quedaron sus letras atrapadas por el reperfilamiento de corto plazo que sacamos a través del DNU. Hay activos en pesos y en dólares”, explicaron.

La asistencia financiera se instrumentará de la siguiente manera:

  • Las provincias deben ceder los títulos de deuda pública nacional de corto plazo a través de un convenio firmado por autoridades de ambas partes.

  • Los montos de los títulos cedidos serán calculados en función del valor técnico informado por la Secretaría de Finanzas.

  • El dinero será transferido al Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial, que lo girará a las provincias para atender su déficit financiero y regularizar atrasos de tesorería en concepto de salarios y servicios esenciales.

Hacienda estimó que los montos en juego ascienden a USD 1.300 millones. De todos modos, desde la cartera que dirige Hernán Lacunza adelantaron que habrá condiciones para efectuar giros en moneda extranjera. “Dólares se les va a dar a las provincias que tengan que pagar servicios de deuda en dólares o que tengan pasivos en moneda estadounidense”, aclararon.

La utilización de dólares tiene que estar justificada. Si quieren cambiar Letes sin justificación, lo pueden hacer, pero lo tienen que cambiar a pesos, a valor del dólar en el Banco Nación. Solo estamos usando este mecanismo para resolver urgencias financieras, como servicios de deuda o pasivos, y pagar salarios”, agregaron.