US$7 mil millones, control al Central y sin meta de inflación: los detalles del nuevo acuerdo con el FMI

El Canciller - Comentarios

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó el nuevo acuerdo con Argentina que recibirá un aumento extra de US$7.100 millones y el desembolso anticipado de los montos correspondientes a 2020 y 2021.

Tras largas semanas de negociación y una espesa incertidumbre que reinó en los mercados, el empoderado ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, anunció el logro junto a la titular del organismo, Christine Lagarde.

US$7 mil millones

Al préstamo original del acuerdo primario que era de US$50.000 millones se le sumarán US$7.100 millones, mientras que se adelantarán desembolsos por US$19.000 millones para lo que resta de este año y el 2019.

De esta manera, el préstamo stand by a Argentina para 2018 pasó de US$6.000 millones a US$13.400 millones. El de 2019, por su parte, se incrementó de US$11.400 millones a US$22.800 millones.

A su vez, los fondos del programa ya no serán tratados como precautorios y estarán disponibles para su uso como apoyo presupuestario.

Control al Banco Central

Luego de que el Banco Central, bajo la dirección de Luis Caputo, dilapidara los US$15.000 millones del primer depósito para controlar al dólar, Christine Lagarde dejó en claro el férreo control que ejercerá esta vez.

Con la venia del FMI, Gudio Sandleris deberá acatar a raja tabla la política de “tipo de cambio flotante” y no intervenir sobre el dólar. Y aunque Lagarde, remarcó que “el Banco Central tendrá la obligación de no intervenir”, Sandleris aclaró minutos más tarde que sí lo podrán hacer, pese a que se sienten cómodos con el valor actual.

“La meta monetaria se complementa con la definición de zonas de intervención y no intervención cambiaria. La zona de no intervención se define inicialmente entre $34 y $44”, explicó en un comunicado que señala el tope de US$150 millones diarios que dispondrá para operar en los mercados.

Metas macroeconómicas

Las largas reuniones de negociación entre el equipo técnico de Dujovne y los economistas del FMI configuraron una nueva ingenieria económica en donde las metas macroeconómicas fueron reemplazadas por “una regla simple y verificable sobre los agregados monetarios”.

Luego de que la última corrida cambiaria, que disparó al dólar hasta superar los $42, sepultara las estimaciones del acuerdo original, decidieron no atar el nuevo préstamo a otros objetivos que no sean el equilibrio fiscal.

“Tal como está establecido en el Proyecto de Presupuesto 2019 remitido al Congreso, se prevé alcanzar el equilibrio fiscal primario en 2019, un año antes de lo previsto en el anterior acuerdo. Asimismo, en 2020 se alcanzará un superávit primario de 1,0% del PBI”, apuntó el ministro de Hacienda.