Uno por uno, cómo les fue a los candidatos en el segundo debate presidencial

Mauricio Macri, Alberto Fernández, Roberto Lavagna, José Luis Espert, Nicolás del Caño y Juan José Gómez Centurión protagonizaron el seguno debate, esta vez en la Facultad de Derecho.
El Canciller - Comentarios

El segundo debate presidencial, con sede en la Facultad de Derecho de la UBA, mostró al presidente Mauricio Macri tomando la iniciativa sobre los temas a tratar. Alberto Fernández optó por un tono más moderado en relación a la cita previa, en Rosario. Cómo le fue a cada uno de los candidatos en el debate.

Mauricio Macri

Mauricio Macri - Segundo debate presidencial - Fuente NA
Mauricio Macri – segundo debate presidencial – Fuente NA

El Presidente logró imponer la corrupción como tema central del debate. También consiguió insertar la crisis económica que atraviesa el país como un eslabón más de una cadena de errores que comenzó décadas atrás. Disparando continuamente contra Fernández con los mismos argumentos que usó contra Daniel Scioli en 2015, incomodó al exjefe de Gabinete en más de una ocasión.

Sin embargo, no logró desprenderse del todo de la crisis económica. Cuando el tema empleo entró en discusión, debió aceptar la caída de la industria y la pérdida de miles de puestos de trabajo.

Alberto Fernández

Alberto Fernández en el segundo debate presidencial. Fuente NA
Alberto Fernández – Segundo debate presidencial. Fuente NA

El candidato del Frente de Todos estuvo más apagado y menos vertical que en el primer debate. En la zona de preguntas y respuestas, confrontó varias veces con Macri en los terrenos que eligió el Presidente. Respondió por la corrupción durante el kirchnerismo y, en respuesta, habló de la que rodea a la familia presidencial en tres temas claves: Franco Macri, la deuda del correo y los parques eólicos.

Con la gran ventaja que consiguió en las PASO, apostó a mantener su caudal de adeptos para asegurarse el triunfo el domingo. Algunas encuestas lo dan ganador hasta por 20 puntos de diferencia. Además, su equipo fue reiterativo en que el debate electoral no generará ningún cambio en la decisión de votación de los electores que sufren la crisis económica.

Roberto Lavagna

Roberto Lavagna – Segundo debate presidencial

En la primera parte no logró cerrar correctamente las ideas en el tiempo estipulado por el debate. Recibió elogios tanto de Macri (que reconoció a Lavagna como “el que se fue del Gobierno cuando vio corrupción) y de Alberto Fernández. El líder del Frente de Todos retomó algunas ideas del economista durante sus exposiciones.

Intentó mostrarse siempre más allá de la grieta electoral. Pese a dejar algunas ideas inconclusas por falta de tiempo, en la segunda mitad del debate mejoró su puesta en escena y se dedicó a dejar varias propuestas en materia económica, su punto más fuerte. De todos modos, fue criticado por varios analistas políticos.

José Luis Espert

José Luis Espert. Fuente: NA

Conocedor de los tiempos televisivos, supo disparar balas precisas y polémicas con el fin de captar la atención. Dijo que no había diferencias entre Macri y Fernández y que ambos deberían abrazarse en el escenario. También realizó una amenaza a Juan Grabois al asegurar que, si gana las elecciones, las calles no podrán ser cortadas por nadie.

Nicolás del Caño

Nicolás del Caño - Segundo debate presidencial. Fuente NA
Nicolás del Caño – Segundo debate presidencial. Fuente NA

Aprovechó sus minutos para dejar en claro la agenda de la izquierda: legalización de las drogas, legalización del aborto y críticas a la “doctrina Chocobar”. También hizo mención de las crisis que atraviesan Chile y Ecuador. Además, pidió juicio y castigo para los responsables de los crímenes de lesa humanidad.

Juan José Gómez Centurión

Juan José Gómez Centurión – Fuente: NA

Comenzó su exposición asegurando que no le importan las críticas a su falta de puntualidad para cerrar ideas. O el caso contrario: cuando tenía 45 segundos para exponer, a veces le alcanzó con 20. Dijo tener un plan concreto para terminar con la decadencia argentina. Habló de los temás que más conciernen a las derechas conservadoras: drogas, bandas criminales y narcotraficantes. Su punto más alto estuvo en la discusión en torno a la seguridad.